Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar, recoger datos estadísticos y mostrarle publicidad relevante. Si continúa navegando, está aceptando su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en política de cookies.

Disfruta de la app de Onda Cero en tu móvil.

ANIVERSARIO DE SU SECUESTRO Y ASESINATO

22 años sin Miguel Ángel Blanco

Un 13 de julio, pero hace ya 22 años, fallecía un joven concejal del Partido Popular que cambió la historia de la lucha contra la banda terrorista ETA. La perspectiva del tiempo, de la historia, nos lleva a afirmar que aquel 13 de julio, ETA comenzó a hacerse añicos, porque así lo decidió la sociedad española. La democracia española con la que soñaron, por la que lucharon nuestros padres y nuestros abuelos.

ondacero.es
  Madrid | 13/07/2019

Ermua, 10 de julio de 1997. Miguel Ángel come como todos los días en su casa. A las 15:30 vuelve al trabajo. Al salir de la estación de Eibar es abordado por una mujer, Irantzu Gallastegui, quien le lleva a un coche oscuro y lo conduce a un lugar desconocido. Tres horas más tarde, a las 18:30, sus allegados recibieron llamadas que anunciaban su secuestro.

Miguel fue localizado a las 16:40 horas del día fijado, el doce de julio. Estaba en una pista forestal del barrio de Azovaca en la localidad guipuzcoana de Lasarte.

El cuerpo, aún con vida, estaba boca abajo, indefenso, con las manos atadas por delante con un cable eléctrico y con dos heridas de bala en la cabeza.

Dicen los forenses que sudó mucho, que su angustia fue inmensa tras su secuestro, que le hicieron arrodillarse en la cuneta antes de ponerle la pistola en la nuca. De rodillas, tras un primer disparo, le remataron en el suelo, donde le dejaron por muerto, pero Miguel Ángel no murió entonces.

Miguel Ángel Blanco Garrido tenía un padre albañil, una madre ejemplar, una hermana en Escocia y una novia con la que iba a casarse, y millones de españoles, unidos contra ETA.