Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar, recoger datos estadísticos y mostrarle publicidad relevante. Si continúa navegando, está aceptando su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en política de cookies.

Disfruta de la app de Onda Cero en tu móvil.

OPINIÓN

Monólogo de Alsina: "El equipo de Sánchez y el equipo de Iglesias están ocupados únicamente en la propaganda"

He visto cosas que vosotros no creeríarias. Por ejemplo, que pase lo que pase a las dos y media de la tarde, pretendan irse todos de vacaciones como si llevaran un año entero trabajando.

Carlos Alsina
  Madrid | 25/07/2019

Qué cosas estamos viendo. Filtraciones, intoxicaciones, declaraciones y réplicas. Han invadido la vida política los replicantes.

play

La agencia Reuters difundió anoche una información que podría parecer una guasa pero no lo era: ‘Fuentes de Podemos dicen que las negociaciones para el gobierno de coalición se retomarán en septiembre’. Un consejo, gratis, por si les sirve: prueben a reunirse en Oslo. Es una capital con larga tradición negociadora. En Oslo y con relator. Un señor, o señora, que les organice los temas, como diría Carmen Calvo, especialista en relatores.

Eso es. Necesitan irse a Oslo con un relator a ser posible nórdico. Igual así son capaces el PSOE y Podemos de armar una negociación que merezca tal nombre. No son capaces de arreglar su reparto de sillones, como para ponerse a solucionar la cuestión catalana, la deuda pública o el sistema nacional de pensiones.

He visto cosas que no creeríais. Tendrán que jurarnos que todo esto ha pasado.

Como les venimos contando desde las seis, la situación ahora mismo es ésta:

· El equipo de Sánchez y el equipo de Iglesias están ocupados únicamente en la propaganda. En soltar munición en la prensa para hacerle un agujero al otro y dejarlo malherido antes de que empiece la sesión parlamentaria. A esta hora la investidura no sale porque Sánchez sólo tiene amarrados sus 124 síes (los mismos del martes) y tiene, sobre todo, asegurados 155 noes (que serán 170 si Esquerra sigue en el no y que pueden ser más de 200 si Podemos acaba votando ‘no’, que es lo que al principio iba a haber votado el martes). Si todo eso pasa, no es que Sánchez no saque la investidura, es que puede encajar una goleada apabullante.

Es verdad que en Podemos (y en el PSOE) tienen el comodín de septiembre: pelillos a la mar de esto de ahora y nos vamos a ver al rey a decirle que te proponga de nuevo, Pedro. Pero si hoy naufraga el candidato, el siguiente movimiento de ficha le corresponde precisamente al rey, que podría tener la impresión de que le están vacilando. De que a él también le están vacilando.

Desde la tarde de ayer, los equipos negociadores (igual hay que dejar de decir los negociadores para decir los negociantes) están sólo en desacreditar al de enfrente. En twitter apareció un hashtag, PedroNoQuiere. O dos: PedroNoSeAtreve. En los medios apareció luego un papelito con el organigrama de gobierno que exigía Podemos, cinco ministerios con un montón de cosas dependiendo de una vicepresidencia galapagueña. Lo difundió el PSOE para atribuir a Iglesias una ambición sin límites. La semana pasada el escollo era que aspiraba a ser vicepresidente, ésta semana el escollo es que sigue queriendo una vicepresidencia potente, para Irene. Podemos respondió filtrando el documento que le pasó el PSOE, mucho nombre para cargos rimbombantes y poca autonomía de gestión, que es a lo que aspiran los morados. Un gobierno de Sánchez con un subgobierno de la subcomandante Irene Montero. Es verdad que Sánchez no quiere eso. Sánchez lo que quiere es convertir Galapagar en un desierto. Pero su arma de jibarización masiva es de doble filo. Una vez que pones las urnas, la gente vota lo que quiere. Un día eres el rey del mambo y al día siguiente te ven como un insolvente. Nunca se sabe. Por eso Rufián le ha cogido miedo a las urnas. Y por eso Sánchez dejó sin responder la pregunta rufiánica.

A falta de respuesta, el vodevil de los negociantes añadió ayer el insólito episodio (otro) de un presidente de gobierno que apalabra una entrevista en Telecinco con idea de despacharse a gusto contra Iglesias (’Pedro, que soy Pedro, ábreme por favor una ventana) y luego levanta la entrevista sin explicar más nada. Y un socio a palos, Iglesias, que informado de que Sánchez iba a largar se buscó su propia ven-tana para salir a replicar si eso pasaba.

Estamos viendo cosas que vosotros no creeríais. Han tomado el escenario los replicantes.

Obsesionados por ahogar al personal en propaganda. Así se negocia el programa de gobierno para España. Así se negocia un gobierno de coalición. Así se trabaja sin descanso por la estabilidad de España.

Es la continuación lógica a la insólita actuación del candidato el lunes en el Congreso: en lugar de ganarse la confianza de la cámara, sabotear su propia investidu-ra exigiendo a los demás lo que tú no has dado y cubriéndo de reproches y ataques a todos los grupos de la cámara. Bueno, a todos no. Con Esquerra Republicana fue de un mimo y una cortesía que hasta Rufián se sintió halagado.

He visto cosas que vosotros no creeríais. El mundo lo han tomado los negociantes y sus replicantes. Ayer se murió Rutger Hauer. Y hoy el periodismo es contar que se ha muerto Rutger Hauer a quienes no saben quién era Rutger Hauer. Actor holandés, 75 años. Su papel más conocido lo interpretó cuando tenía 38: el replicante de Blade Runner. Aquel monólogo de despedida: he visto cosas que vosotros…

Una maldad circula por los despachos: ¿cuál es la prueba de que Sánchez no quiere llegar a un acuerdo con Podemos? Que encargó la negociación a Carmen Calvo.