Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar, recoger datos estadísticos y mostrarle publicidad relevante. Si continúa navegando, está aceptando su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en política de cookies.

Disfruta de la app de Onda Cero en tu móvil.

EN BUENAS MANOS

El envejecimiento, la obesidad y la práctica deportiva sin control pueden aumentar la artrosis

El presidente de la Sociedad Española de Reumatología (SER), el Dr. Juan J. Gómez-Reino precisa que el estudio EPISER 2016 muestra que la prevalencia de la artrosis en España es del 30% en la población mayor de 40 años. En concreto, habría que fijarse en los datos de cada una de las articulaciones más frecuentemente afectadas (rodilla 13,8%, mano 7,7% y cadera 5,1%).

Redacción
 |  Madrid | 03/03/2020
El envejecimiento, la obesidad y la práctica deportiva sin control pueden aumentar la artrosis

El envejecimiento, la obesidad y la práctica deportiva sin control pueden aumentar la artrosis / Redacción

Actualmente se calcula que en Europa hay 55 millones de pacientes con artrosis, y para el 2030 se prevé que esta cifra alcance los 70 millones. El envejecimiento de la población, la obesidad y la práctica sin control de deportes que dañan las articulaciones son factores de riesgo para desarrollar artrosis y, además, son las principales causas que justifican el incremento de esta enfermedad y que lo harán durante los próximos años, ya que estos tres factores claramente están aumentando en la población occidental.

El presidente de la Sociedad Española de Reumatología (SER), el Dr. Juan J. Gómez-Reino precisa que el estudio EPISER 2016 muestra que la prevalencia de la artrosis en España es del 30% en la población mayor de 40 años. En concreto, habría que fijarse en los datos de cada una de las articulaciones más frecuentemente afectadas (rodilla 13,8%, mano 7,7% y cadera 5,1%).

Los avances en relación con la artrosis que se han producido durante los últimos años se centran en el conocimiento de los mecanismos moleculares que originan la destrucción de la articulación con artrosis. Este conocimiento está dando lugar a mejoras en el diagnóstico de la enfermedad y también en el desarrollo de nuevas moléculas para su tratamiento. “Pero los avances tanto en el diagnóstico como el tratamiento de la artrosis se van desarrollando de una forma más lenta que otras enfermedades reumáticas. La artrosis es una patología crónica de lenta evolución y esto hace que los estudios clínicos y el análisis de sus resultados sean complejos”, ha detallado el Dr. Blanco, presidente del comité organizador local del I Simposio de Osteoporosis y Artrosis de la Sociedad Española de Reumatología (SER), que se ha celebrado estos días en A Coruña.