DECISIÓN DEL ALTO TRIBUNAL

El Supremo anula la posibilidad de imponer un toque de queda autonómico tras el fin del estado de alarma

El Supremo ha anulado el toque de queda y la limitación de las reuniones sociales en Baleares por considerar que no son proporcionales teniendo en cuenta la situación epidemiológica en el territorio.

ondacero.es

Madrid | 03.06.2021 14:23

El Supremo anula la posibilidad de imponer un toque de queda autonómico tras el fin del estado de alarma
El Supremo anula la posibilidad de imponer un toque de queda autonómico tras el fin del estado de alarma | EFE

El Tribunal Supremo, con su decisión de anular el toque de queda y la limitación de las reuniones a seis personas en las Islas Baleares, ha sentado precedente para todas las comunidades autónomas y considera que las leyes sanitarias vigentes no permiten a las comunidades decretar un toque de queda general ni limitar las reuniones sociales para toda su población.

Considera que Baleares no justificó las medidas

El Tribunal Supremo ha dejado sin efecto el confinamiento nocturno y la limitación de las reuniones a seis personas en Baleares al considerar que el gobierno autonómico no justificó adecuadamente estas medidas, que restringen derechos fundamentales de los ciudadanos.

La sección cuarta de la Sala de lo Contencioso-Administrativo del alto tribunal ha estimado parcialmente el recurso interpuesto por la Fiscalía contra el auto del Tribunal Superior de Justicia de Baleares que sí avaló estas medidas del gobierno balear, previstas hasta el próximo domingo, 6 de junio.

El Supremo no discute que no haya marco legal para establecer estas medidas, sino que considera que el ejecutivo autonómico no lo ha hecho de forma proporcionada.

Cree que las medidas son desproporcionadas

La Sala de lo Contencioso-Administrativo del Supremo señala que "sería poco cuestionable que para combatir un pequeño brote infeccioso localizado en un pueblo podría la Administración sanitaria obligar a los vecinos a confinarse en sus domicilios; y seguramente algo similar cabría decir de la limitación de reuniones. El problema no es, así, la intensidad: el problema es, más bien, la extensión".

El Gobierno de Baleares, que dirige Francina Armengol, estableció, tras el levantamiento del estado de alarma que el toque de queda debía seguir vigente en toda la comunidad y el Tribunal Superior de Justicia de Baleares avaló esta medida pero la Fiscalía la recurrió.

El Supremo sienta jurisprudencia

El Supremo, según el decreto del Gobierno, tiene la última palabra sobre la aplicación de restricciones que restringen derechos fundamentales, y con esta resolución en Baleares, el alto tribunal sienta jurisprudencia sobre el toque de queda y no se podrá imponer a nivel autonómico.