Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar, recoger datos estadísticos y mostrarle publicidad relevante. Si continúa navegando, está aceptando su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en política de cookies.

Disfruta de la app de Onda Cero en tu móvil.

LLEGA EN UN VELERO ECOLÓGICO

El activismo climático de Greta Thunberg llega a Nueva York: "Mi mensaje a Trump es que escuche a los científicos"

Tras 15 días de navegación a través del Atlántico, la activista sueca Greta Thunberg ha tocado tierra en el puerto de Nueva York. Dos semanas de travesía en un velero ecológico para participar en una cumbre en las Naciones Unidas sobre el clima.

EFE | ondacero.es

Entre vítores de apoyo y aplausos, la activista medioambiental sueca Greta Thunberg, de 16 años de edad, desembarcó este miércoles en un muelle de Nueva York con su mensaje en defensa del medioambiente, con el que partió del Reino Unido en un barco de vela hace dos semanas.

"Necesitamos ayudarnos unos a otros para actuar, porque de otra manera puede ser muy tarde; no esperemos más, hagámoslo ahora", dijo Greta ante las decenas de personas que se acercaron a recibirla al pequeño muelle deportivo North Cove Marina de Manhattan, y que rompieron en una gran ovación tras escuchar estas palabras de boca de la adolescente.

Greta partió el 14 de agosto del puerto británico de Playmouth a bordo del velero Malizia II, que no emplea combustibles fósiles, rumbo a Nueva York, donde el 23 de septiembre participará en la Cumbre de Acción Climática organizada por Naciones Unidas.

Durante una rueda de prensa organizada en un parque situado junto al muelle, apenas 5 minutos después del desembarco, la joven activista confesó sentirse abrumada y aseguró que todavía sentía como si el suelo temblara bajo sus pies.

"Si lo que estoy haciendo puede marcar la diferencia y puede llamar la atención sobre la crisis climática, entonces voy a usar esta oportunidad para tratar de cambiar las cosas", comentó la joven, que tras la larga travesía atlántica espera poder descansar un tiempo.

Diferentes organizaciones de defensa del medioambiente se dieron cita para recibir a la 'marinera', y mientras la esperaban entre una suave lluvia contemplaron entre vítores cómo las amplias velas negras del Malizia II se acercaban a puerto como si bailaran con la silueta de la estatua de la Libertad.

"Estamos aquí porque (la crisis climática) es una cuestión de justicia intergeneracional y los adultos no están haciendo nada", dijo la activista Vanessa Rule, cofundadora de la ONG "Mothers Outfront". Junto a un grupo de madres defensoras del medioambiente, Rule se acercó hasta el pequeño muelle neoyorquino "para que Greta no se sienta sola". "Aunque el Gobierno de Estados Unidos no está haciendo mucho por el cambio climático, hay mucha gente en Estados Unidos que está presionando por un futuro mejor", agregó.

En su comparecencia, Greta también tuvo unas palabras para el presidente de EE.UU., Donald Trump. "Mi mensaje a Donald Trump es 'escucha a los científicos', pero obviamente él no hace eso", aseguró la adolescente, que asumió que si nadie ha sido capaz de convencerlo sobre el cambio climático, ella tampoco lo logrará. "Lo que hago es enfocarme en extender la concienciación (sobre la crisis climática) y que la gente se dé cuenta", dijo.

Greta se ha convertido en fuente de inspiración para niños y adolescentes de todo el mundo, como Shiv Soin, un neoyorquino de 18 años que ha ido hasta el muelle con varias decenas de jóvenes de entre 14 y 18 años para mostrarle también su respaldo.

"Es un importante símbolo de lo que podemos hacer", dice a Efe este joven que junto a sus compañeros grita: "Queremos justicia climática, ¿cuándo la queremos?, ahora. ¿Y si ni no la conseguimos? Gritaremos".

En su último tramo por el archipiélago neoyorquino el Malizia II, que no empleó combustible fósil en su travesía, navegó escoltado por una flotilla de 17 barcos fletados por Naciones Unidas y que representaban los otros tantos Objetivos de Desarrollo Sostenible, que la ONU querría que se cumplieran para el año 2030.

Micrófono en mano, Greta aseguró que echará de menos la paz y la tranquilidad del océano, estar sentada sin hacer otra cosa que contemplarla y estar desconectada de todo y de todos. Pero ahora ya está en tierra y retoma la lucha. Su próximo objetivo, la cumbre climática de la ONU y la conferencia sobre emergencia climática de Chile en diciembre, donde quiere movilizar todos los esfuerzos posibles para que los "líderes del mundo" fijen su mirada en la crisis climática y dejen de ignorarla.

"Hay que seguir, sé que puede parecer imposible y desesperanzador a veces (...), solo tienen que continuar, porque si lo intentan con la fuerza suficiente, el tiempo suficiente, marcarán la diferencia y si hay suficiente gente luchando por lo correcto cualquier cosa es posible", agregó.