Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar, recoger datos estadísticos y mostrarle publicidad relevante. Si continúa navegando, está aceptando su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en política de cookies.

Disfruta de la app de Onda Cero en tu móvil.

ELECCIONES 20-N

Intensa campaña electoral

Siempre se dice que la llegada de unas elecciones generales supone un acontecimiento histórico; desde luego éstas que nos llevarán en una intensa campaña hasta la noche del 20-N sí que tienen todos los ingredientes para merecer ese calificativo.

Julián Cabrera | Madrid | 25/10/2011

Julián Cabrera, director de informativos de Onda Cero

Julián Cabrera, director de informativos de Onda Cero / Onda Cero

Es de tal calibre la encrucijada en la que se encuentra nuestro país ante la grave crisis económica, ante cierta crisis de identidad y con elementos añadidos como el fin de la violencia etarra, que lo que salga de las urnas va a marcar sin duda ninguna el destino de generaciones.

Por ello la campaña adquiere también una especial importancia; desde la pegada de carteles hasta el cierre con los últimos mítines de la noche del día 18, cada voto se va a buscar y se va a pelear en cualquier rincón del país.

Solo esperamos que aunque dura, la campaña electoral discurra por derroteros estrictamente democráticos y sobre todo, que se hable de propuestas de futuro y a ser posible se deje al margen la utilización electoral del fin de la violencia de ETA, sobre todo porque ese mérito no es de ningún partido en particular sino de todos los demócratas en general.

Estaremos muy atentos a ese único debate televisivo Rajoy-Rubalcaba, Rubalcaba-Rajoy que podremos presenciar el día 7 en Antena 3 y escuchar en Onda Cero y estaremos por supuesto muy pendientes de lo que nuestros enviados especiales con las caravanas de los grandes partidos nos vayan contando día a día y hora a hora.

Y es que, si una experiencia vale la pena en el periodismo es ser uno de los afortunados que recorren en quince días miles y miles de kilómetros siguiendo a un candidato por la piel de toro nacional; es una auténtica Odisea en la que como Ulises casi pierdes la noción del tiempo...pero eso es otra historia para contar. Yo lo viví varias veces y con distintos partidos políticos y aún lo echo de menos.