FISCALIDAD

El Gobierno retrasará la reforma fiscal más allá de 2023 si la recuperación económica tarda más de lo previsto

La ministra de Hacienda, María Jesús Montero, ha asegurado que la reforma fiscal que plantea el Gobierno estará siempre "condicionada" a la recuperación económica.

ondacero.es | Europa Press

Madrid | 10.05.2021 22:34

La ministra de Hacienda, María Jesús Montero
La ministra de Hacienda, María Jesús Montero | EFE

La ministra de Hacienda y portavoz del Gobierno, María Jesús Montero, ha presentado este lunes los componentes sobre fiscalidad, lucha contra el fraude fiscal y eficacia del gasto público del Plan de Recuperación enviado a Bruselas.

En rueda de prensa, Montero ha explicado que la aprobación de la reforma fiscal podría retrasarse más allá de 2023 si no se ha recuperado el crecimiento económico previo a la pandemia.

Según ha asegurado la ministra, no hay ninguna cifra de recaudación comprometida con Bruselas sobre la reforma fiscal de cara al año 2023, sino que hay un objetivo de reducir paulatinamente la diferencia de 7,7 puntos del PIB de presión fiscal que tiene España con la media de la zona euro. "No hay compromiso de cifras, ni se ha exigido ningún compromiso de cifras hasta no ver las conclusiones de los expertos", ha reiterado.

Montero también ha aclarado que el Gobierno no se ha comprometido con Bruselas ni a eliminar la bonificación del diésel ni los tipos reducidos del IVA.

Objetivo: recuperar las cifras de PIB anteriores a la pandemia en 2022

La previsión del Ejecutivo es que se recuperarán las cifras de PIB anteriores a la pandemia a finales del año 2022, por lo que las medidas fiscales contempladas se prevén para 2023, a pesar de que coincida con la celebración de elecciones generales.

"Todo está en función de las previsiones de cifras de crecimiento. Si no llegamos a las cifras de recuperación, todo el calendario se movilizará", ha insistido la ministra, quien ha añadido que así se ha negociado con Bruselas y que si se cambia el "cronograma", también se acordará con la Comisión, por lo que no cree que se puedan poner en entredicho la recepción de los fondos si hay algún retraso de alguna reforma.

Del mismo modo, Montero ha avanzado que algunas de las medidas podrían abordarse en 2022, año en el que el comité de expertos para la reforma fiscal debe tener sus conclusiones y si así lo aconseja dicho comité. No obstante, aclaró que esto no debe suponer 'per se' una subida de alguna figura tributaria, sino también puede implicar "algún incentivo fiscal o disminuir tipos".

España ingresa casi ocho puntos menos del PIB que la media europea, con una presión fiscal del 38,7% del PIB, frente al 46,4% de la media de la zona euro. La idea del Gobierno es ir cerrando esta brecha paulatinamente y sin comprometer el crecimiento económico, pero Montero ha descartado que España pueda cerrar en el periodo comprendido en el Plan de Recuperación 2021-2026 este "gap diferencial" con Europa.

No se subirán los impuestos a la clase media y trabajadora

La ministra ha vuelvo a recalcar, sobre una posible subida del IRPF, que "en ningún caso" se van a subir impuestos a la clase media o trabajadora, sino que se abordará la progresividad del mismo. "Entendemos que la clase media proporcionalmente paga más impuestos respecto a patrimonios más altos", ha señalado la ministra.

No obstante, sí ha admitido que en lo referido a algunos impuestos, como los referidos a fiscalidad verde o a la salud (en el caso del impuesto a bebidas azucaradas), sí que afecta a la clase media y trabajadora aunque no persigan un afán recaudatorio.

Del mismo modo, la ministra opina que en el caso del Impuesto de Sociedades, las multinacionales y los grandes grupos empresariales pagan proporcionalmente menos que las pymes, e incluso en algunos casos se aplican créditos fiscales que hacen desaparecer prácticamente su tributación. "Ésta es una situación regresiva e injusta y hay que corregirla", ha insistido.