Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar, recoger datos estadísticos y mostrarle publicidad relevante. Si continúa navegando, está aceptando su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en política de cookies.

Disfruta de la app de Onda Cero en tu móvil.

inicia el procedimiento sancionador contra Italia

Bruselas propone cerrar el procedimiento por déficit a España tras una década

Bruselas ha propuesto formalmente el cierre del expediente a España por déficit excesivo en el que ha estado desde 2009, e inicia el procedimiento sancionador contra Italia por no haber tomado las medidas necesarias para reducir la deuda pública, que está en el 132% del PIB.

Ignacio Rodríguez Burgos | EFE

La Comisión Europea ha propuesto este miércoles formalmente cerrar el procedimiento por déficit excesivo en que está España desde 2009 tras comprobar que el país consiguió en 2018 llevar su desvío por debajo del umbral máximo del 3 % del PIB que marcan las normas comunitarias.

España logró cerrar 2018 con un déficit público del 2,5 % de su PIB, tres décimas por encima del objetivo del 2,2 % marcado por Bruselas para ese ejercicio pero suficiente para abandonar este procedimiento, que durante la crisis se abrió a la mayoría de Estados de la Unión Europea pero ya solo está activo para España.

Para que el cierre sea efectivo, los Estados miembros deben dar su visto bueno, lo que podría ocurrir en la reunión de ministros de Economía y Finanzas del próximo 14 de junio. El comisario europeo de Asuntos Económicos, Pierre Moscovici, ya había anunciado a principios de mayo que el Ejecutivo comunitario estaba en condiciones de solicitar dar carpetazo al expediente, pero la petición formal no se ha producido hasta hoy.

La Comisión abrió el procedimiento por déficit excesivo a España en 2009, con el Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero (PSOE), después de que el país pasase de registrar un superávit del 1,9 % del PIB en 2007 a tener un déficit del 4,4 % en 2008.

Una década después de su apertura, España saldrá del brazo correctivo del procedimiento por déficit excesivo este año, pero no se librará de la vigilancia de Bruselas. El país pasará a estar bajo

el denominado brazo preventivo, que se centra en evitar que el

déficit vuelva a descarrilar.

La Comisión pondrá ahora la lupa en la rebaja del déficit estructural -no ligado al ciclo económico- y vigilará más la reducción de la deuda, que supera el 97 % del PIB, y el gasto público. "España debe seguir centrándose en unas finanzas públicas sólidas, precisamente para evitar problemas en el futuro", dijo el vicepresidente de la CE para el Euro, Valdis Dombrovskis, en una rueda de prensa.