ALICANTE 25-N: ARTÍCULO DE OPINIÓN

“La sociedad civil es fundamental para construir una sociedad basada en la igualdad”

Mª Carmen Jover Pérez

Diputada provincial de Servicios Sociales, Igualdad y Juventud

Redacción

Alicante | 25.11.2021 13:22

Mª Carmen Jover Pérez.- Diputada de Servicios Sociales, Igualdad y Juventud
Mª Carmen Jover Pérez.- Diputada de Servicios Sociales, Igualdad y Juventud | Diputación provincial de Alicante

Como todos los años cuando se acerca el día 25 de noviembre, todas las instituciones y entidades públicas y privadas nos volcamos en la organización de actos, campañas, eventos y jornadas en torno a la conmemoración de tal fecha persiguiendo un claro objetivo: visibilizar la situación y la realidad de la violencia de género y propiciar, así, una toma de conciencia colectiva que nos ayude a generar sinergias y aunar esfuerzos en la lucha contra la violencia sobre las mujeres.

Cuando el pasado día 3 de noviembre aprobamos en el Pleno de la Diputación un acuerdo institucional en torno a esta cuestión, se hizo referencia a la Declaración sobre la Eliminación de la Violencia contra la mujer de la ONU, un documento que, de manera expresa, reconoce que la violencia contra las mujeres constituye un obstáculo para el logro de la igualdad, el desarrollo y la paz e insta, en este sentido, a todos los estados a acometer acciones, desarrollar programas y generar recursos que garanticen la eficacia de las políticas de prevención y de erradicación de todas las violencias machistas.

En este sentido, es fundamental que la sociedad civil se sienta partícipe de ese cometido, de la construcción de una sociedad basada en la igualdad, la libertad y el respeto y libre de todo tipo de violencia. Una violencia estructural que parece que no cesa y que sigue creciendo y resurgiendo de las bases del patriarcado, constituyendo la manifestación más cruenta de las relaciones de poder históricamente desiguales entre mujeres y hombres.

Tenemos claro desde hace ya mucho tiempo que la violencia contra las mujeres es un asunto que requiere de la implicación y posicionamiento activo de toda la comunidad y no únicamente de los poderes públicos. Todas y todos tenemos la inmensa responsabilidad de poner fin a la violencia de género y todos y todas ostentamos un gran poder generador de cambios… quizá nos pueda parecer que nuestros pequeños actos de la vida cotidiana no son importantes o no impactan de manera trascendental en la comunidad pero, no nos equivoquemos, de todos nosotros y nosotras depende la construcción de esa sociedad igualitaria que tanto ansiamos. La educación y la transmisión de valores es el legado que dejaremos a quienes nos suceden y ésa es una responsabilidad que excede de lo privado para trascender a lo público.

En esa conjunción y necesaria cooperación entre instituciones y sociedad civil entendemos que hemos de poner el foco, en primer lugar, en las víctimas de la violencia, en las mujeres y en los menores que ven sus derechos truncados por quienes se han erigidos dueños de sus vidas. Y, por supuesto, en todas aquellas mujeres que, fuera del entorno familiar y de relaciones de afectividad, ven atacados y vulnerados sistemáticamente sus derechos fundamentales por el mero hecho de serlo. Acabar con la violencia sexual, con la ciberviolencia de género o con la trata de mujeres con fines de explotación sexual constituye la punta de lanza de las políticas de prevención y erradicación que estamos desarrollando desde todas las administraciones públicas. Y en esa tarea la colaboración e implicación ciudadana es clave, como ha quedado constatado en todo este tiempo de pandemia donde la vulnerabilidad de las mujeres víctimas de violencia de genero se ha visto incrementada.

Como responsable de Igualdad de la Diputación de Alicante tengo que agradecer esa participación ciudadana en todas las acciones que llevamos a cabo y, muy especialmente, en lo que concierne al desarrollo de la Campaña Provincial contra las Violencias Machistas que realizamos en formato webinar durante los primeros seis meses de 2021. Una campaña que de manera virtual itineró por los municipios y que contó con la participación de ayuntamientos y sociedad civil, aportando ideas y contribuyendo a generar recetas para combatir esta situación. Un ejemplo de colaboración y cooperación interinstitucional y ciudadana que, estoy segura, seguiremos replicando por el resto de la provincia.

Invito desde aquí a seguir en esa línea de cooperación durante los 365 días del año y a continuar desarrollando de manera conjunta acciones de concienciación, sensibilización, formación e información. Insisto, todas y todos debemos ser partícipes de la construcción de una sociedad libre de violencia. No es admisible que sigamos despertando, prácticamente cada día, con noticias de violaciones grupales, con mujeres desaparecidas, con menores asesinados víctimas de la violencia vicaria… No es posible tolerar tanta violencia.

Hoy, 25 de noviembre, Día Internacional contra la Violencia de Género, apelamos, más que nunca, a esa participación ciudadana para producir el cambio social que nos lleve a la ruptura de la cultura de la tolerancia y la negación de la desigualdad de género y de las violencias machistas. Una participación conjunta de toda la comunidad en conjunción con los poderes públicos, tal y como reconoce Ban Ki-Moon: “El logro de la igualdad de género requiere de la participación de mujeres y hombres, niñas y niños”.