ahuyentará a clientes y turistas

La Federación Alicantina de Comercio rechaza el "apagón" a los negocios planteado por el Gobierno

El presidente de Facpyme, Carlos Baño, critica que las medidas llegan por sorpresa y que no se contemplen ayudas para evitar nuevas pérdidas en el pequeño comercio

Onda Cero Alicante

Alicante | 03.08.2022 09:20

Carlos Baño, presidente de Facpyme
Carlos Baño, presidente de Facpyme | agencias

La Federación de Comercio y Pymes de la Provincia de Alicante (Facpyme) ha alertado que el “apagón” del comercio que plantea el Gobierno “ahuyentará clientes, generará costes añadidos a negocios que ya están al límite y puede aumentar la inseguridad en las calles por la mala iluminación”.

El presidente de Facpyme, Carlos Baño, ha valorado así las medidas de ahorro energético impuestas por el Gobierno de España al sector del comercio. “Es la puntilla que nos dan. Después de las restricciones por la pandemia y las medidas para adaptar los establecimientos a los requisitos sanitarios, la crisis provocada por el incremento de los costes energéticos y de materias primas, la inflación, ahora nos imponen unas medidas que van a tener un impacto directo en las maltrechas cuentas de la gran mayoría de comercios, bares y restaurantes, y lo hacen de la noche a la mañana, por sorpresa y sin tiempo ni ayudas para adaptarnos”.

HUIDA DE CLIENTES

“En plena ola de calor, los clientes van a huir de locales mal climatizados, las calles van a perder iluminación y eso puede desembocar en problemas de inseguridad y además nos obligan a instalar puertas con cierre automático cuando esté puesto el aire acondicionado o la calefacción lo que nos aboca a nuevos desembolsos y costes añadido", ha apuntado.

Carlos Baño se ha hecho eco de la indignación que existe en el sector. “Parece que nuestros gobernantes cada vez que tienen un problema cargan la respuesta sobre los hombros del comercio, en lugar de buscar alternativas. Es inaceptable. Somos junto a la hostelería el sector más castigado por las sucesivas crisis de estos dos últimos años y parecen empeñados en que no levantemos la cabeza cuando, además, nuestra actividad está generando importantes ingresos al Estado por el efecto de la inflación que podrían destinar a ayudas para el sector”.

“No se dan cuenta –ha continuado- de que estas medidas pueden ser la puntilla a un gran número de pequeños comercios y negocios de hostelería, cuando son estos los que dan vida a nuestras ciudades y pueblos, e iluminan nuestras calles. Recordemos durante la pandemia como las calles se volvieron lugares sin vida y sin alma”.