Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar, recoger datos estadísticos y mostrarle publicidad relevante. Si continúa navegando, está aceptando su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en política de cookies.

Disfruta de la app de Onda Cero en tu móvil.

FALLECIERON CINCO JÓVENES

El Jefe de Seguriber asegura que Del Amo ordenó abrir el portón del Madrid Arena

El jefe de equipo de Seguriber durante la tragedia del Madrid Arena, José Antonio Díaz Romero, ha acusado a Francisco del Amo, coordinador de proyectos del departamento de operaciones de Madridec, de ordenar la apertura del portón por el que se colaron 3.000 personas del botellón en apenas veinte minutos.

EFE | Madrid | 20/01/2016

Pasillo con la avalancha en el Madrid Arena

Pasillo con la avalancha en el Madrid Arena / @Raul_Galdon

Romero ha sido el primero de los responsables de Seguriber en declarar durante la quinta sesión del juicio por la trágica fiesta en la que murieron cinco jóvenes por una avalancha humana el 1 de noviembre de 2012.

En su escrito, el fiscal le acusa de dar la orden al vigilante de seguridad Segundo Pupuche para que abriera el portón, tras recibir una llamada de Del Amo, coordinador de proyectos del departamento de operaciones de la empresa municipal Madrid Espacios y Congreso (Madridec), quien previamente lo había acordado con el número 2 de la promotora Diviertt, Santiago Rojo.

"Yo no vengo aquí a mentir, vengo a contar la verdad y la verdad fue que esa apertura fue autorizada por el señor Del Amo", ha asegurado el procesado.

No obstante, Del Amo negó tajantemente la semana pasada que diera la orden, aunque los acusados de Diviertt también apuntan a él como el responsable de dar esa orden.

"Me llamó Del Amo a las 2.30 horas y me dijo que Rojo iba a pasar a dar la orden de abrir el portón", ha señalado Díaz Romero, que cuando ha sido preguntado sobre si conocía que ese portón era una salida de emergencia ha dicho: "Es una orden que me da mi jefe, el señor Del Amo".

Ha considerado que la apertura "fue acertada" porque "cuando ocurre la tragedia la gente ya esta dentro" y que sirvió más para que los asistentes salieran "sin ningún problema".

Díaz Romero ha revelado que nunca ha recibido formación en planes de evacuación ni en simulacros para el Madrid Arena. "Conocía parcialmente el plan de autoprotección, no he recibido formación en evacuación y no hemos hecho nada de simulacros de seguridad en caso de evacuación", ha asegurado.

Asimismo, ha dicho que los trabajadores de Kontrol 34 -la empresa de seguridad exterior contratada por Diviertt- se ocupaban de controlar el acceso porque ellos no son personal de seguridad sino que son "porteros, vulgarmente machacas".

El acusado ha afirmado que no notó un número alto de personas entrando al recinto y que no vio como se desviaba a la gente a la pista. Tampoco le comunicaron el aforo: "Nada de nada", ha dicho.

Ahora bien, ha revelado que escuchó por walkie como Del Amo ordenó que la requisa se agilizara. "Había solicitado que la requisa fuera mas liviana y si Paco del Amo lo autorizaba, que procediera", pero ha matizado que esa orden no se cumplió.

Igualmente, ha reconocido que el operativo de seguridad exterior se redujo en número de vigilantes y perros y que, por lo tanto, el dispositivo no era suficiente: "No, se queda corto", ha añadido.

También ha admitido que en el recinto había muchas carcasas en lugar de cámaras de seguridad y que una de ellas estaba en el vomitorio donde se produjo la avalancha mortal.

Sobre este asunto, ha asegurado que no se enteró hasta pasadas las cuatro de la mañana cuando vi una ambulancia y se dio cuenta de que "algo pasaba" ya que nadie le comunicó nada antes.

El acusado se ha referido también a la actuación policial al considerar que el dispositivo "era menor que en otras ocasiones" y ha responsabilizado a la Policía Municipal del botellón en el parking, donde Madridec siempre cobra diez euros por entrar.

"Había botellón en el parking y la Policía Municipal no intervino para disolverlo", ha precisado el jefe de Seguriber, que ha dejado claro que los agentes "lo vieron todo".

El procesado ha explicado que justo antes de la apertura de las puertas estuvo presente en la inspección con la Delegación del Gobierno y que no recuerda que nadie entrara en la enfermería del pabellón, que había cambiado de sitio y que era un cuarto "cerrado que no tenía ventilación".

Por último, ha afirmado que cuando no hay un evento depende del departamento de Seguridad de Madridec y que cuando existe un espectáculo pasa a estar bajo la tutela de del departamento de operaciones.

Y ha añadido que en caso de tener un problema avisaría a Del Amo y al técnico de operaciones y jefe de emergencias de Madridec, Jose Ruiz Ayuso.