Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar, recoger datos estadísticos y mostrarle publicidad relevante. Si continúa navegando, está aceptando su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en política de cookies.

Disfruta de la app de Onda Cero en tu móvil.

El vino y la fotografía protagonizarán las primeras exposiciones tras la reapertura del Elisa Cendrero de Ciudad Real

El Ayuntamiento C.Real aprueba este lunes el cambio definitivo del callejero para cumplir la Ley de Memoria Histórica

La Junta de Gobierno del Ayuntamiento de Ciudad Real aprobará este lunes el cambio definitivo de los nombres de la capital que hacen referencia a la Guerra Civil o a la dictadura franquista con el objetivo de cumplir la Ley de Memoria Histórica y que sea una ciudad "libre al 100%" de símbolos relacionados con un régimen antidemocrático.

Europa Press | Ciudad Real | 04/02/2018

Pasaje Gutierrez Ortega es una de las calles que cambiarán de nombre

Pasaje Gutierrez Ortega es una de las calles que cambiarán de nombre / Onda Cero

Así lo ha explicado a Europa Press el concejal de Cultura del Ayuntamiento de Ciudad Real y presidente de la Comisión municipal por la Memoria Histórica, José Luis Herrera, quien ha recordado que una vez se dé luz verde a ese trámite definitivo, se pondrán las placas nuevas en las calles en un plazo de unos dos meses, tras lo que convivirán un año con los nombres antiguos para evitar cualquier molestia o confusión al inicio a los vecinos.

"Nosotros lo único que pretendemos es cumplir una ley vigente, como administración que somos, y además lo hemos hecho contando con el consenso de todos porque en la Mesa de la Memoria Histórica estaban todos los grupos políticos, incluido el PP que --aunque se ausentó en la última reunión de la comisión--, sí que aportó propuestas de nombres durante el proceso, incluso, una moción para que se incluyera una calle que había quedado fuera y se abstuvieron en la retirada de la escultura del alférez provisional", ha recordado Herrera.

En este sentido, los cambios supone que el Pasaje José Gutierrez Ortega pasará a denominarse Pasaje de la Pandorga; la calle José María Aparicio será Manuel Herrera Piña; la plaza Fernando Merry del Val y García Zapata se denominará plaza de Gloria Fuertes; y la calle Gregorio Sánchez-Puerta será calle Irene Villa.

Asimismo, la Calle Belchite pasará a llamarse Emilia Pardo Bazán; Brunete pasará a ser calle Maria Zambrano; y Santa María de la Cabeza llevará el nombre de calle Sara Montiel; además de la calle Simancas que será calle Miguel Ángel Blanco; y, finalmente, que el Grupo Vicente Galiana pase a ser conocido como Grupo Adolfo Suárez.

MUSEO ELISA CENDRERO

Un producto que significa tanto económica, ecológica y socialmente para Ciudad Real como el vino y un arte como la fotografía serán dos de las primeras exposiciones temporales que protagonizarán la reapertura del museo Elisa Cendrero de la capital, prevista para este año tras alrededor de una década cerrado a la espera de su rehabilitación.

Según ha avanzado a Europa Press el concejal de Cultura, José Luis Herrera, estas exposiciones serán los primeros complementos de las exposiciones permanentes que el visitante podrá contemplar sobre la propia Elisa Cendrero y sobre Carlos Vázquez, pintor ciudadrealeño afincado en Barcelona.

"Las obras, tras muchos años paradas, avanzan según los plazos establecidos, por lo que es muy posible que concluyan en unas semanas, aunque tras la restauración del inmueble llegará el momento de adquirir el resto del mobiliario del resto del edificio que se ha creado nuevo, además de ordenadores y seguridad" ha indicado el edil.

Asimismo, antes de la esperada reapertura de uno de los centros museísticos de la Ciudad, José Luis Herrera ha detallado que se van a restaurar los muebles originales que pertenecieron a la dueña de la casa --de estilo art decó la mayoría-- y que actualmente se encuentran almacenados para su conservación en las más adecuadas condiciones.

A la exposición permanente de Elisa Cendreros se unirá otra, también permanente que posibilitará la vuelta de la mayor parte del legado de Carlos Vázquez gracias a un acuerdo alcanzado con la Fundación Barraquer --propietaria de la colección-- durante un período de 25 años prorrogables.