CASO SCALA

Horrach acusa al PP de atacar a la Fiscalía como «una secuencia que se repite» en cada caso de corrupción

Horrach ha recordado cómo varias personas de la formación  'popular' comenzaron a «tachar de mentirosa» a la exgerente del  Consorcio Antònia Ordinas -quien desde el principio de las pesquisas  mostró su arrepentimiento y se prestó a colaborar con los  investigadores- y por ende a la Fiscalía. «A eso es a lo que se le  llama teoría de la conspiración», ha espetado.

ondacero.es

Baleares | 09.05.2013 00:00

El fiscal anticorrupción Pedro Horrach ha acusado al PP balear de  atacar sistemáticamente a la Fiscalía haciendo uso de una «teoría de  la conspiración» como una secuencia que se repite «hasta la saciedad»  en los numerosos casos de corrupción abiertos en las islas,  destacando cómo determinadas personas del partido han lanzado  mensajes constantes en defensa de sus exaltos cargos imputados y en  contra de la Fiscalía hasta que logran «hacer calar» en la sociedad.

Así lo ha puesto de manifiesto durante la exposición de un  contundente informe definitivo al término del juicio del caso Scala,  centrado en un presunto desvío millonario de fondos públicos a través  del Consorcio de Desarrollo Económico de Baleares (CDEIB),  dependiente de la Conselleria de Comercio de la que era Josep Juan  Cardona, a quien, según Horrach, el PP «defendió a ultranza» al  inicio de estas investigaciones. «O Cardona era un absoluto  incompetente o su papel era de ignorancia deliberada: meterse debajo  de la mesa para no ver lo que ocurre fuera», ha afirmado.  

En este sentido, ha recordado cómo varias personas de la formación  'popular' comenzaron a «tachar de mentirosa» a la exgerente del  Consorcio Antònia Ordinas -quien desde el principio de las pesquisas  mostró su arrepentimiento y se prestó a colaborar con los  investigadores- y por ende a la Fiscalía. «A eso es a lo que se le  llama teoría de la conspiración», ha espetado.

La Fiscalía, quien ha sacado a la luz hasta 31 indicios  incriminatorios contra el «líder de la banda» que «saqueó» el CDEIB  durante el último mandato de Jaume Matas (2003-2007), ha solicitado  la celebración de una vistilla al término de la vista oral para  solicitar medidas cautelares contra el acusado, para quien reclama 21  años de prisión.

En su intervención, Horrach ha llegado a aseverar que, a tenor de  las numerosas causas de corrupción abiertas en las islas, su  capacidad de sorpresa es «cada vez menor» y ha aseverado que, vistos  los hechos delictivos que llevaron a incoar las numerosas  investigaciones en curso, los requisitos necesarios para que éstas  culminen «con éxito» se resumen en «pasos cortos, vista larga y  bastante mala uva».

De hecho, ha apuntado que «se necesitan muchas horas de trabajo» y  de no cesar «la presión investigadora», pese a lo cual «no siempre  llegamos a buen puerto» y cuando se alcanza «no siempre llegamos a  toda la corrupción».

MIQUEL RAMIS DIO «ANIMOS» A VIAENE AL INICIO DE LAS PESQUISAS

En este contexto, el fiscal ha incidido en el papel que ha jugado  el PP en el caso de esta supuesta trama urdida en el CDEIB, revelando  cómo en el registro que se llevó a cabo en la vivienda del exdirector  general de Promoción Industrial Kurt Viaene -también acusado- se  personó el exdelegado del Gobierno en Baleares y actual portavoz del  partido en las islas y diputado en el Congreso, Miquel Ramis, quien  «se fundió en un abrazo» con Viaene pese a las advertencias que le  lanzaba el jefe de Delincuencia Económica de la Policía.

Sin embargo, ha relatado Horrach, Ramis «hizo valer su condición  de exdelegado» para seguir hablando con Cardona y posteriormente  marcharse. «Se intuía que Ramis estaba dando ánimos a Viaene», ha  recalcado el representante de la acusación pública.

Temas

LO MÁS