Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar, recoger datos estadísticos y mostrarle publicidad relevante. Si continúa navegando, está aceptando su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en política de cookies.

Disfruta de la app de Onda Cero en tu móvil.

JORNADA 31 | SEVILLA - FC BARCELONA

Sánchez Pizjuán, prueba de fuego para el Barcelona en su camino hacia el título

El FC Barcelona inicia en Sevilla una serie de partidos (PSG, Valencia, PSG y Espanyol) que le pueden colocar en la senda del triplete o suponer el descarrilamiento de la locomotora azulgrana. El Sevilla, único equipo que no ha perdido en Liga en su feudo, se presenta como el escollo más complicado en lo que resta de campeonato para los de Luis Enrique, que mantienen la distancia de cuatro puntos respecto al Real Madrid.

Efe | Madrid | 10/04/2015

Leo Messi, en acción en el Sánchez Pizjuán

Leo Messi, en acción en el Sánchez Pizjuán / Getty Images

El Ramón Sánchez Pizjuán acoge el sábado un duelo de altura en un partido que presumiblemente puede ser un gran escollo para el Barcelona en su camino hacia el título, pues visita a un Sevilla invicto esta temporada en casa, en lucha por la cuarta plaza y que lleva 31 partidos oficiales sin perder de local. 

En un Sánchez Pizjuán que estará repleto con cerca de 45.000 espectadores, al haberse colgado el cartel de 'no hay billetes', se medirán el mejor equipo como local de la Liga, el Sevilla, con once triunfos, cuatro empates y ninguna derrota, y el mejor visitante, el Barcelona, con once partidos ganados, dos igualados y dos perdidos. 

Los barcelonistas inician el camino más dificultoso hacia el título de Liga, que arranca con unas semanas de vértigo, con partidos de la Liga de Campeones intercalados, y con un pistoletazo en el campo de un Sevilla (20:00 horas) que viene embalado y que se ha puesto entre ceja y ceja atrapar una las cuatro posiciones de la Champions. 

El equipo de Luis Enrique Martínez se presentará en el Sánchez Pizjuán con el colchón de cuatro puntos de ventaja con respecto al Madrid, un margen que no quiere dejarse ya en el primero de lo envites que se el presentan a mediados de abril, en que tras Sevilla, llegará el PSG, después el Valencia, la vuelta de los cuartos de final de la Liga de campeones contra los franceses en el Camp Nou y como traca final el derbi frente al Espanyol. 

Ante semejante calendario, a los barcelonista les va ir de perlas la mínima ventaja en lo alto de la tabla, pero sin que sirva para relajarse, y más cuando su fútbol ha vuelto a decaer, no así las victorias que están atrapando los azulgrana partido tras partido. 

La última la firmó el miércoles contra el Almería (4-0), encuentro en el que Luis Enrique decidió, posiblemente, la última gran rotación, prescindiendo de Piqué y Neymar, quienes están llamados al once inicial en el Sánchez Pizjuán, y también el recuperado Jordi Alba, quien se ha perdido los dos últimos partidos de Liga por una lesión en el aductor de la pierna derecha. 

Otro regreso será el de Sergio Busquets, sancionado el pasado miércoles. El equipo de gala se presenta casi inamovible -excepto el cambio de portero en la Champions- para los próximos cinco partidos, en los que el Barça se lo juega todo: saltar a las semifinales en Europa y dar un paso de gigante en la Liga, con nueve puntos inminentes de un valor incalculable. 

El choque tendrá su momento emotivo con el regreso a Sevilla de Ivan Rakitic, quien  debería volver a la titularidad, para intentar con su nuevo equipo mantener una racha exitosa en la capital hispalense, donde no pierde desde la temporada 2006-07 (2-1), tras la cual ha encadenado dos empates y cinco victorias, la últimas el año pasado (1-4), en que el Barça del Tata Martino infligió al equipo andaluz su última derrota en la Liga como local. 

Los sevillistas, por su parte, están firmando registros históricos, reciben al Barça, su último verdugo en el Pizjuán en Liga (1-4 hace catorce meses, el 9 de febrero de 2014). Los de Unai Emery están en su mejor momento: en cuartos de final de la Liga Europa y quintos con 61 puntos en el torneo liguero, a uno de la plaza 'Champions' que ocupa el Valencia, cuarto, y a cuatro del tercero, el Atlético de Madrid. 

Aunque no haga un juego brillante, los datos son incontestables, al igual que la efectividad de su fútbol rápido, vertical, y su gran pegada. El Sevilla lleva nueve partidos sin perder -no lo hace desde el 22 de febrero en Anoeta (4-3)-, con siete victorias seguidas -cinco de ellas en Liga-. Además, es temible en el Pizjuán. 

Así, la ilusión es máxima en los de Emery aun sabiendo que el Barça llegará a por todas, pero el equipo está concienciado en que debe seguir la misma línea de intensidad y solidaridad en defensa, y aprovechar su rapidez y las contras en ataque, que le han hecho enlazar 23 partidos de Liga sin perder en casa y 31 oficiales, desde el 0-2 del Betis en la Liga Europa el 13 de abril del año pasado. 

Emery, que reservó a cuatro titulares en el último triunfo ante el Levante (1-2) y sigue con sus porteros Beto y Barbosa lesionados, recupera al argentino Éver Banega, máximo referente en su línea de creación, y se prevé que utilice a toda su artillería reforzando el medio campo con el trío formado por Banega, Iborra y el polaco Krychowiak, dejando las bandas a Aleix Vidal y Vitolo, y la vuelta del colombiano Carlos Bacca como estilete. 

Alineaciones probables

Sevilla: Sergio Rico; Coke, Nico Pareja, Carriço, Trémoulinas; Iborra, Krychowiak; Aleix Vidal, Banega, Vitolo y Bacca. 

Barcelona: Bravo; Alves, Piqué, Mascherano, Jordi Alba; Rakitic, Sergio Busquets, Iniesta; Luis Suárez, Messi y Neymar Jr.