Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar, recoger datos estadísticos y mostrarle publicidad relevante. Si continúa navegando, está aceptando su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en política de cookies.

Disfruta de la app de Onda Cero en tu móvil.

JORNADA 24 | GETAFE 0-3 REAL MADRID

Jesé Rodríguez y Benzema condenan al Getafe

El Real Madrid ahonda en la crisis de resultados del Getafe gracias a los goles de Jesé Rodríguez, Karim Benzema y Luka Modric. Luis García entra en la historia al ser el técnico, junto a Míchel, con más partidos consecutivos sin ganar en la historia del Getafe en Primera División.

Víctor Molina Pozo | Madrid | 16/02/2014

Benzemá celebra su gol contra el Getafe

Benzemá celebra su gol contra el Getafe / EFE

Las victorias de FC Barcelona y el Atlético de Madrid en la jornada del sábado obligaban al Real Madrid a salir al Coliseum Alfonso Pérez a ganar los tres puntos para seguir en la carrera por el título liguero. La necesidad merengue se la tomó muy a pecho Jesé Rodríguez que, con Cristiano Ronaldo sancionado, está exprimiendo al máximo sus oportunidades en el once titular. El futbolista canario no decepcionó a Ancelotti con su nueva titularidad y tardó cinco minutos en abrir el marcador. En el inicio de la acción originada por Gareth Bale en el centro, Jesé cambió de ritmo en la frontal, condujo hasta casi el área pequeña, aprovechó las concesiones de la defensa azulona e hizo una pequeña pausa para ponerla con suavidad al palo largo defendido por Miguel Ángel Moyá.

Con cinco goles y cuatro asistencias, Jesé ha dado los argumentos suficientes como para poner en duda a Carlo Ancelotti sobre qué hacer cuando Cristiano Ronaldo vuelva a estar disponible en Liga. Se ha convertido en el tercer jugador español de este siglo que marca con el Real Madrid en tres jornadas de Liga consecutivas, tras Morientes y Raúl, y está tan solo a dos goles de igualar la cifra de goles que marcó Raúl González Blanco en su primera temporada con la camiseta merengue.

El golpe no podía tumbar al Getafe, necesitado de rompero una dinámica de ocho partidos consecutivos sin ganar que lo ha dejado muy cerca del descenso. La situación anímica del equipo de Luis García y la falta de resultados buenos dejan en unas condiciones muy complicadas a un vestuario para competir contra el resto de los implicados de la zona baja. Optó por buscar la espalda de la defensa del Real Madrid con envíos largos sobre Colunga, que a punto estuvo de aprovechar un error de Pepe que terminó por corregir bien. Su único recurso, junto al balón parado de Pedro León en los córners y faltas, era poco argumento cómo para plantar cara al Real Madrid.

Benzema sentencia
El equipo de Carlo Ancelotti dosificó las fuerzas. Tocaba con tranquilidad y metía una marcha más cuando el balón llegaba a los pies de Jesé o Di María. Modric movía a su antojo al equipo y el Real Madrid disfrutaba del desarrollo del partido lanzando varias contras que el Getafe atinaba a deshacer. No era fácil para el equipo de Luis García, que llegaba con numerosas bajas en la línea defensiva. Vigaray, lateral derecho del filial, jugó con mucha seriedad en el flanco izquierdo, con la difícil misión de frenar a Gareth Bale. El canterano consiguió borrar al futbolista galés dejándole el único recurso de salir por el costado de su pierna mala, minimizando los riesgos.

Valera, con más años de experiencia en el fútbol profesional, no pudo imitar el comportamiento de su compañero Vigaray. El lateral azulón fue muy permisivo con sus marcas sobre Di María o Jesé por el costado derecho. En una de las tantas contras lanzadas por el Real Madrid, Di María se marchó por la izquierda, levantó la cabeza y puso un centro templado para Benzema que, tras bajarla con el pecho, batiera por bajo a Miguel Ángel Moyá. Su gol confirma su gran estado de forma de cara a la portería y sirve, también, para superar a Ronaldo Nazario en goles con la camiseta merengue.

Modric se une a la fiesta
El Getafe salió al segundo tiempo con la intención de ofrecer una digna imagen ante su público, que esta vez sí lo acompañó en la cita con una entrada más que aceptable. Tardó dos minutos Gavilán en tirar una diagonal de fuera hacia dentro para filtrar un pase a Adrián Colunga, que dejó avanzar el balón y no llegó a colocar bien el cuerpo en su disparo. Fue la última noticia que dio el Getafe en el segundo periodo en una jugada ofensiva.

Isco es el principal afectado del 4-3-3 del Real Madrid. No es ni punta ni centrocampista, por lo que no termina de brillar en el nuevo esquema

El Real Madrid seguía cómodo en su papel. Desaparecieron del partido Karim Benzema y Jesé Rodríguez con el aprtido resuelto, y apareció Luka Modric para controlar y dar el equilibrio que Ancelotti exigió a su llegada a Chamartín. El croata se soltó, se asoció con los jugadores de ataque para llegar desde segunda línea y se unió a la fiesta con un gol marca de la casa. Marcelo cedió hacia el croata, que controló y disparó desde fuera del área para colocar el balón ajustado a la cepa del palo, imparable para Moyá, para marcar el tercero de la tarde.

Con el 0-3 en el marcador, Modric forzó la tarjeta amarilla emulando a Diego López tirándose a salvar un balón en el centro del campo. El croata se perderá el partido contra el Elche, pero estará disponible para jugar el derbi madrileño contra el Atlético de Madrid. Ancelotti dio minutos a Isco, el principal afectado del 4-3-3 del Real Madrid. No es ni centrocampista ni delantero, posición por la que entró en el terreno de juego, por lo que no puede brillar con la misma luz con la que alumbró en Málaga por toda Europa.

Con la victoria contra el Getafe, el Real Madrid de Carlo Ancelotti iguala los mismos números del Real Madrid de José Mourinho en su primera temporada: 60 puntos en 24 jornadas. Sigue en la carrera por el título liguero con el FC Barcelona y con el Atlético de Madrid y condena a Luis García a entrar en el libro negro de la historia del Getafe, al ser el segundo técnico que alcanza los 9 partidos consecutivos sin ganar, después de que lo hiciera Míchel en su periplo como técnico azulón.