Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar, recoger datos estadísticos y mostrarle publicidad relevante. Si continúa navegando, está aceptando su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en política de cookies.

Disfruta de la app de Onda Cero en tu móvil.

PUNTA NORTE CON JAVIER CANCHO

Punta Norte: Ya había grafitis en las paredes de Pompeya antes de la erupción del Vesubio

La lengua que estamos hablando en este momento, y tantas otras, proceden del latín, del latín vulgar, el dialecto vernáculo del latín clásico. Y aunque cada vez parece existir más distancia con el tiempo en el que el latín era tenido más en cuenta, hemos de recordar que sigue habiendo hoy expresiones latinas que escuchamos de vez en cuando. Carpe diem, aprovecha el momento, que es una recomendación muy aconsejable. Hay otra que viene a decir algo parecido pero de otra manera: tempus fugit, el tiempo se escapa. Y del tiempo que transcurre y transcurrió y del latín que se escribe y se escribió...es de lo que hoy quiero ocuparme.

Javier Cancho
  Madrid | 15/12/2019

¿Cuánto tiempo lleva acabar un diccionario? Verás, existe un diccionario llamado el Thesaurus Linguae Latinae, que es un diccionario en el que comenzó a trabajarse en la década de 1890, en el siglo XIX del anterior milenio. Aún no lo han terminado. Pero, están en ello. Calculan que si todo va bien, si no tienen complicaciones...igual para el 2050, quizá, podrían ir pensando en terminarlo.

¿Por qué letra van? Van por la erre, de ralentí, con rigor y rectitud germánicos. El Thesaurus Linguae Latinae, Jaime, se está redactado en Alemania y en los casi 130 años en los que se lleva trabajando en ese diccionario ha habido tiempo para la caída de un imperio, para dos guerras mundiales, y para que ese país: Alemania, se dividiese y reunificase.

¿Por qué tardan tanto en escribirlo? No es por holgazanería. Son alemanes y aplicados sin que los conceptos sean sinónimos sí que tienen a llevarse bien. El asunto es que la mayoría de los diccionarios se centran en el significado más destacado o más reciente de una palabra; en cambio, el diccionario del que nos estamos ocupando tiene como propósito mostrar todas las formas en que se utilizaron cada una de las palabras, desde las primeras inscripciones latinas en el siglo VI a. C. hasta aproximadamente el año 600 d. C.

Y yo me pregunto...¿para el 2050 habrá especialistas en lenguas clásicas? Debería haberlos...porque conocer bien y en profundidad el latín es algo así como un billete para un viaje en el tiempo, para poder seguir indagando en pasajes de la historia clásica. Pensemos en que el latín fue la lengua literaria principal en Europa durante más de mil años. Pero, tienes razón: no todos los días conoces a alguien, a algún joven que entre sus vocaciones estén las lenguas de Grecia y Roma; a pesar, insisto en que el latín es una pieza clave de una parte considerable de la historia de la humanidad. De la historia pasada y -ojo- también de la historia futura. Hemos dicho que la lengua que estamos hablando en este momento procede del latín, desde luego.

Pero, hay algo menos conocido y muy interesante en lo que nos vamos a fijarnos a continuación: cerca de la mitad de las palabras de la lengua inglesa se derivan directa o indirectamente del latín. Y no se vayan todavía porque aún hay más. Pensemos en frasesíntegras en latín como como “quid pro quo”, que significa un favor por otro.

Un asunto que ha aparecido en las recientes audiencias relacionadas con el impeachment, con el juicio político a Donald Trump, al presidente de los Estados Unidos. Recordemos que el impeachpent comporta un proceso de destitución. Se investiga si Trump buscó la colaboración de otro país, de Ucrania, para desprestigiar, para difamar al exvicepresidente Joe Biden, el favorito para la nominación presidencial demócrata de 2020. Se investiga si Trump, como inquilino de la Casa Blanca buscó un quid pro quo con Ucrania con propósitos perversos.

GRAFITIS EN POMPEYA

Fíjate hasta dónde llega el rastro de esa labor hercúlea que hasta se investigan los grafitis que se hicieron en los muros de Pompeya antes de que la ciudad fuera engullida por la ceniza volcánica tras la catastrófica erupción del Vesubio en el año 79 d.C. Aquella ciudad quedó petrificada. Y antes de que sucediera ya había grafitis, que quedaron petrificados, y aquellos grafitis se escribían en latín.

Son muchas las razones para reconocer ese esfuerzo de erudición que se está haciendo en Alemania. Estamos hablando de un diccionario esencial para la humanidad que ha sobrevivido a un siglo caótico, así que por eso, para evitar disgusto, pérdidas...todas las entradas que se han hecho, que se han escrito, durante casi 130 años fueron copiadas en microfilm, y guardadas en un búnker que está debajo de la selva negra, donde aún permanece y a donde se llevan las nuevas incorporaciones. A la espera de que algún día se puede decir eso de Aleluya.