Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar, recoger datos estadísticos y mostrarle publicidad relevante. Si continúa navegando, está aceptando su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en política de cookies.

Disfruta de la app de Onda Cero en tu móvil.

PUEDO OPINAR Y OPINO

Fernando Ónega: "A Sánchez hay que darle un sobresaliente en intenciones y un interrogante en cumplimiento"

Líbreme Dios de decir, incluso de pensar, que una promesa electoral no es creíble. Y mucho menos, si esa promesa es del presidente del gobierno, que tiene todos los datos y conoce mejor que nadie lo que hay en la caja.

Fernando Ónega
 |  Madrid | 09/10/2019

Así que no voy a ser tan desconfiado como Irene Montero, aunque sí introduzco un matiz: frente a las promesas sin fecha --las pensiones sí la tienen—siempre queda el conocido y practicado recurso de alegar dentro de dos años: "lo hemos prometido para esta legislatura, no para el primer día". Otra cosa distinta es que al presidente le ocurra lo mismo que a Felipe II con la Armada Invencible: que no envió sus barcos de promesas a luchar contra los elementos.

Y los elementos de hoy se resumen en una palabra: desaceleración. Es decir, crisis. Miren lo que dice el Fondo Monetario: que la guerra comercial puede provocar un brusco frenazo que amenaza a toda una generación. Y miren lo que dicen datos de hoy: que subir las pensiones con el IPC supondrá más de 1.000 millones. Y bajar un 75 % la lista de dependientes costará 1.500 millones.

Vayan sumando, porque solo son dos medidas entre 370. Así que al presidente Sánchez hay que darle un sobresaliente en intenciones y poner un interrogante en su cumplimiento. Y no por su voluntad, que es buena y generosa, sino por eso que dicen los economistas: quizá no haya recursos para tanto gasto público. O, dicho con música de una castiza canción, de dónde saca pa tanto como destaca.