Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar, recoger datos estadísticos y mostrarle publicidad relevante. Si continúa navegando, está aceptando su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en política de cookies.

Disfruta de la app de Onda Cero en tu móvil.

EL INDULTADO DE AMÓN

Rubén Amón indulta a Sánchez Gordillo: "No se da por aludido ni con la renuncia del Papa ni con la abdicación de un rey"

Me vais a permitir que indulte a Sánchez Gordillo. O a Gordillo, como se le conoce en Marinaleda. Y se le conoce o se lo conoce bien, pues fue proclamado alcalde del pueblo sevillano en 1979.

Rubén Amón
  Madrid | 15/05/2019

Nada sorprendente si no fuera porque se presenta a los comicios de 2019.

No le ha disuadido de hacerlo el contratiempo de un ictus. Ni la edad, 67 años. Ni siquiera la abdicación del emperador del Japón. La renuncia de un Papa. O abdicación de un Rey.

No, no se da por aludido Gordillo. Nos decía el otro día que el no es un papa ni un emperador, sino un alcalde al que eligen democráticamente cada cuatro años.

Un alcalde que ha traído el pleno empleo a Marinleda. Que ha convertido la casa en un derecho. Y que ha llevado muy lejos la batalla del jornalero contra el terrateniente.

No está claro si Marinaleda -menos de 3.000 almas- es una utopía, un soviet o una comuna, pero sí está claro que a Gordillo le adoran sus vecinos, aunque la minúscula oposición le considera una parodia de Fidel.

No le molesta a Gordillo la comparación. Ni le disgusta que le comparen con Gandhi, con Cristo, con el Ché. Iconos libertarios que redundan en su reputación de alcalde milagrero.

Milagrero y comunista. Comunista y nacionalista. Nacionalista y narcisista, tampoco vamos a negarlo.