Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar, recoger datos estadísticos y mostrarle publicidad relevante. Si continúa navegando, está aceptando su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en política de cookies.

Disfruta de la app de Onda Cero en tu móvil.

Mauris in nibh bibendum leo pretium pretium

Lorem Ipsum es simplemente el texto de relleno de las imprentas y archivos de texto. Lorem Ipsum.

El presidente extremeño no descarta dimitir: 'No voy a dejar que ganen los malos'

ondacero.es | Madrid  | Actualizado el 04/09/2013 a las 12:15 horas

Un 12% de la infertilidad primaria se debe a problemas de peso

Un 12% de la infertilidad primaria se debe a problemas de peso / Redacción

Una dieta exigente y la práctica de deporte extremo causan en el cuerpo grandes desajustes hormonales. Con la llegada de la ‘Operación Bikini’, aflora el seguimiento de dietas con escaso aporte de nutrientes y un balance energético negativo generado por el deporte extremo. En el marco del Mes Internacional de la Fertilidad y la campaña “Cuida tu fertilidad”, impulsada por la Clínica Ginefiv para concienciar sobre la necesidad de cuidar la salud reproductiva, los expertos advierten sobre la incidencia negativa de estas dietas en la preservación de la fertilidad.

“El objetivo de la ‘Operación Bikini’ consiste en perder el máximo número de kilos en el menor tiempo posible, pero hay que ser conscientes de que los problemas con el peso corporal tienen importantes implicaciones en las posibilidades reproductivas de una pareja”, explica la Dra. Victoria Verdú, coordinadora de ginecología de la Clínica Ginefiv. Y es que se estima que el 12% de la infertilidad primaria es consecuencia de problemas de peso, según datos la clínica Ginefiv.

Una alimentación equilibrada y completa, que se refleje en un peso corporal saludable, es muy influyente sobre la fertilidad. La grasa corporal ejerce un efecto en la producción de la hormona liberadora de gonadotropina (GnRH) que es esencial tanto para la ovulación como para la producción espermática en los hombres. Una pérdida drástica de peso corporal, de entre el 10 y el 15% de la masa corporal, puede disminuir los niveles normales de GnRH, pudiendo provocar una ovulación irregular e incluso una interrupción de la misma causando amenorrea. De la misma forma, la disminución de los niveles de GnRH también puede afectar la disponibilidad del revestimiento uterino para permitir que el embrión pueda implantarse en él.

Junto a una dieta sana y equilibrada, el deporte practicado de forma moderada y responsable es fundamental para preservar la fertilidad de forma óptima. No obstante, el sistema reproductivo es muy sensible a los trastornos que se producen en el cuerpo debido al seguimiento de una dieta muy restrictiva e hipocalórica y a la práctica de deporte en exceso.