Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar, recoger datos estadísticos y mostrarle publicidad relevante. Si continúa navegando, está aceptando su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en política de cookies.

Disfruta de la app de Onda Cero en tu móvil.

EN BUENAS MANOS

Hitos del cáncer de mama

A principios de los años 80, las mujeres diagnosticadas de cáncer de mama tenían unas posibilidades de estar libres de recaída a los 5 años tras el diagnóstico que se situaba en torno al 70%. En la actualidad la cifra se aproxima a casi un 90%. Gracias a los avances en diagnóstico precoz y especialmente tratamiento, la mortalidad ha ido descendiendo en estos años.

Dr. Bartolomé Beltrán | Madrid | 26/10/2018

Según la Sociedad Española de Oncología Médica (SEOM), con más de 26.000 casos al año de cáncer de mama en España, cada avance en el tratamiento que suponga un 1% de mejora en la tasa de recaídas hace que 260 mujeres menos recaigan de su enfermedad y puedan disfrutar de una mejor calidad de vida con reincorporación plena a su vida social y laboral. Y es que cada uno de esos avances ha conseguido aumentar la supervivencia en un 20% entre los años 70 y la actualidad.

A principios de los años 80, las mujeres diagnosticadas de cáncer de mama tenían unas posibilidades de estar libres de recaída a los 5 años tras el diagnóstico que se situaba en torno al 70%. En la actualidad la cifra se aproxima a casi un 90%. Gracias a los avances en diagnóstico precoz y especialmente tratamiento, la mortalidad ha ido descendiendo en estos años. En los casos de enfermedad avanzada, existen fármacos nuevos más selectivos y menos tóxicos que, asociados a tratamientos clásicos como quimioterapia u hormonoterapia, permiten incrementar la supervivencia y mejorar la calidad de vida de una manera muy significativa.

Para analizar los hitos que cambiaron la historia de esta enfermedad, el Ateneo de Sevilla acogió días atrás la presentación del libro “Hitos que cambiaron la historia del cáncer de mama”, un manual que firma el oncólogo, el Dr. José Andrés Moreno Nogueira. El documento hace un repaso de la secuencia histórica de los hitos de esta enfermedad hasta fechas recientes, desde los hallazgos más antiguos hasta los últimos avances terapéuticos.

Como señala de Dr. Moreno en la obra, el cáncer de mama sigue siendo un grave problema de salud pública en todo el mundo. Sin embargo, el crecimiento apreciable en nuestra comprensión del cáncer de mama en el siglo pasado ha llevado a un progreso notable en la detección temprana, el tratamiento y la prevención de la enfermedad. “Los primeros dieciséis años del siglo XXI han visto avances en el perfil de expresión de genes, proteínas, terapias dirigidas, inmunoterapia, genética del cáncer, nanotecnología y cirugía robótica”, afirma el especialista. Y añade que el progreso de la comprensión de la patología y la biología molecular, así como las alteraciones genéticas subyacentes al desarrollo y la progresión del cáncer de mama del siglo XXI, han llevado a la clasificación patológica y molecular de esta neoplasia y al desarrollo de nuevas pruebas genéticas, con la aparición de nuevos fármacos terapéuticos y estrategias individualizadas para el control de esta enfermedad, bajo un enfoque multidisciplinar.

Uno de los hitos que cambiaron la historia del cáncer de mama fue la aparición del tamoxifeno. Y por supuesto hay que hacer una mención especial a trastuzumab. El pasado mes de junio se presentó en la Reunión de ASCO el ensayo “Persephone” de trastuzumab como tratamiento adyuvante para cáncer de mama HER2+. La investigación demostró resultados positivos.

El Dr. Moreno considera que hay otro hito digno de mención, “la aparición de los inhibidores CDK4/6 (ciclinos)”. La cuestión fundamental para el autor de la obra es qué inhibidor de CDK4/6, palbociclib, ribociclib o abemaciclib asociado a inhibidores de aromatasas o a fulvestrant, puede usarse como terapia de primera línea para las mujeres con cáncer de mama metastásico o avanzado con RH+/HER2. Las preguntas que se plantean en la práctica clínica se refieren no solo a elegir el inhibidor de CDK4/6, sino si estos pueden utilizar indistintamente, y si cuando progresa un inhibidor, se puede usar otro de estos ya mencionados. Sin embargo el Dr. Moreno matiza que esto no ha sido contestado en la práctica clínica.