Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar, recoger datos estadísticos y mostrarle publicidad relevante. Si continúa navegando, está aceptando su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en política de cookies.

Disfruta de la app de Onda Cero en tu móvil.

EN BUENAS MANOS

La bronquiolitis en bebés es evitable si no hay contacto con personas resfriadas

La Sociedad Española de Neumología y Cirugía Torácica (SEPAR) propone una batería de medidas preventivas útiles para evitar el contagio de bronquiolitis en bebés y que deben aplicarse tanto en casa como en las guarderías. La bronquiolitis está producida por virus respiratorios.

Redacción | Madrid | 04/12/2018

La bronquiolitis aguda, una infección de las vías respiratorias que afecta a los bronquios y bronquiolos, se puede evitar protegiendo a los bebés de los resfriados de las personas de su entorno, incluidos los padres y los hermanos pequeños, y retrasando el inicio de la guardería, especialmente en los meses de otoño, ya que el pico de esta epidemia ocurre de octubre a enero.

La Sociedad Española de Neumología y Cirugía Torácica (SEPAR) propone una batería de medidas preventivas útiles para evitar el contagio de bronquiolitis en bebés y que deben aplicarse tanto en casa como en las guarderías. La bronquiolitis está producida por virus respiratorios. Normalmente, estos virus originan solo resfriados, pero en lactantes y bebés, que tienen las defensas poco desarrolladas, el virus progresa y afecta también a los pulmones. De hecho, “la mitad de los bebés que padecen una bronquiolitis van a quedar con los bronquios más sensibles a nuevos virus respiratorios y van a tener más bronquitis de repetición los primeros años de vida”, advierte el Dr. Antonio Moreno, coordinador del Área de Neumología Pediátrica de SEPAR.

Cada año ingresan en España entre 12.000 y 14.000 niños menores de un año debido a la bronquiolitis, según datos del Ministerio de Sanidad, Consumo y Bienestar Social. Los meses en los que aparece con más frecuencia son los de octubre a enero, en que se produce el pico de epidemia de bebés con bronquiolitis, que puede llegar a colapsar las urgencias pediátricas y los hospitales pediátricos.

“Un sitio frecuente de contagio es la guardería, por lo que es importante retrasar en lo posible su inicio, sobre todo en los meses de otoño-invierno.

Todas las personas que están en contacto con el bebé deben seguir las siguientes medidas preventivas:

–Evitar acercarse al bebé si se está resfriado. En caso necesario o si quien está resfriado es el padre o la madre, lavarse antes las manos e, incluso, ponerse una mascarilla.

-En general, lavarse siempre las manos antes de coger o tocar al bebé.

–Utilizar pañuelos de papel desechables, lavarse las manos después de usarlos y tirarlos.

–Toser hacia otro lado tapándose la boca con el antebrazo.

–Evitar fumar tanto dentro de casa como en el coche, puesto que el tabaco hace que las vías respiratorias estén más sensibles al daño originado por los virus.

–Lavar con agua y jabón los objetos que tocan los bebés, sobre todo si alguien resfriado los ha tocado.

-Intentar mantener separados a los niños más pequeños de los bebés.

-Tener en cuenta que los besos también pueden transmitir los virus respiratorios.