Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar, recoger datos estadísticos y mostrarle publicidad relevante. Si continúa navegando, está aceptando su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en política de cookies.

Disfruta de la app de Onda Cero en tu móvil.

SE ENFRENTABA A CUATRO DENUNCIAS

El 'youtuber' que besaba a chicas sin su consentimiento deberá pagar más de 1.800 euros de multa y 500 a cada chica

Wilson Alfonso, el joven que subió vídeos en los que besaba a chicas por las calles de Oviedo sin su consentimiento con la excusa de un truco de magia, ha reconocido los hechos y se ha mostrado arrepentido. Deberá abonar a dos de las victimas una indemnización 500 euros, a cada una.

El joven 'youtuber', Wilson Alfonso, de 24 años que en los últimos días subió varios vídeos en los que besaba a chicas por las calles de Oviedo sin su consentimiento con la excusa de un truco de magia, ha sido condenado este viernes, tras reconocer los hechos, al pago de 1.890 euros de multa y deberá abonar a dos de las victimas una indemnización 500 euros, a cada una. Una tercera chica renunció a ser resarcida.

Además, se acordó el decomiso del ordenador del acusado, la tarjeta gráfica y la cámara con la que grabó los vídeos. Así lo ha decidido este viernes el Juzgado de Instrucción número 4 de Oviedo en el que se celebró un juicio rápido y el acusado reconoció los hechos y se mostró arrepentido. El joven 'youtuber' se enfrentaba a cuatro denuncias por abuso sexual, tres consumadas y una en tentativa al no llegar a besar a la chica.

La letrada de Wilson Alfonso, Sonia de la Paz Fernández Alvarez, ha manifestado a la salida del juicio que su cliente ya ha cerrado sus cuentas de sus redes sociales y ha dicho que está muy arrepentido. "Lo que era una broma para él es un delito para el resto de las personas".

A las puertas de los juzgados se manifestaron varios colectivos feministas que portaban pancartas con lemas como 'Fuera acosadores de nuestras calles' o 'Abusón, a nuestras hijas ni te arrimes'. El joven tras finalizar el juicio salió por la puerta del Juzgado de Guardia intentando burlar la presencia de los medios de comunicación y de las manifestantes pero no lo logró finalmente y fue perseguido hasta una parada de taxis cercana a los juzgados. Una vez allí alguna de las manifestantes llegó a golpear en más de una ocasión el vehículo en el que se metió el acusado.