Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar, recoger datos estadísticos y mostrarle publicidad relevante. Si continúa navegando, está aceptando su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en política de cookies.

Disfruta de la app de Onda Cero en tu móvil.

LOS INTENTOS SE SUCEDIERON EN LA ZONA DEL Arroyo de Beni-Enzar

Ocho inmigrantes logran entrar en Melilla después de un intento masivo

Ocho inmigrantes han logrado acceder a la ciudad tras un intento de salto masivo protagonizado por unos 800 subsaharianos a lo largo de la madrugada. El grupo, que fue avistado por la Guardia Civil por primera vez sobre las 4.50 horas, se disgregó en varios subgrupos tras apercibirse del fuerte despliegue policial a un lado y otro de la frontera.

Begoña Rubio Cano | Melilla | 28/03/2014

Decenas de inmigrantes saltan la valla de Melilla

Decenas de inmigrantes saltan la valla de Melilla / EFE

La Guardia Civil activó el protocolo de cooperación con Marruecos, intensificó el sistema anti-intrusión con el helicóptero asignado al control fronterizo y con dos MIR de los GRS (Módulos de Intervención Rápida de los Grupos de Reserva y Seguridad de la Benemérita). Asimismo, contó con el apoyo de los grupos de la UIP del Cuerpo Nacional de Policía, desplazados a la ciudad para reforzar el control de la frontera.

También la Policía Local intervino, coadyuvando a la determinación de la zona de seguridad en torno al sector del perímetro amenazado de nuevas avalanchas de inmigrantes. Los intentos, por varios lugares de la valla, a cargo de grupos de aproximadamente 500, 200 y 100 -disgregados del inicial de más de 800-, se sucedieron en mayor medida por la zona del Arroyo de Beni-Enzar, próxima al principal paso fronterizo entre Melilla y Marruecos.

Esta circunstancia, junto con la amenaza de posible avalancha a la carrera por parte de los mismos inmigrantes, obligó a cerrar el tráfico rodado desde las antes de las 7.00 horas hasta las 09.45, en que la misma frontera se abrió también el tráfico peatonal y comenzó a retornar la normalidad en el citado paso, que no se produjo hasta pasadas las 10.00.

Además del intento frustrado y masivo de entrada por parte de inmigrantes que, según la Delegación del Gobierno, demostraron una absoluta coordinación y determinación en su decisión de acceder a territorio español, un centenar de subsaharianos, de los acogidos en el CETI, tuvo que ser dispersado por las fuerzas de seguridad al salir en tropel del mismo centro, en dirección a la valla y jaleando a un grupo indeterminado, de unos 20, que se encontraba encaramado en la verja exterior del perímetro con intenciones de superarlo.

Finalmente, los encaramados a la valla desistieron y retornaron a Marruecos; sólo uno de ellos permaneció más tiempo subido a una farola de las que iluminan el mismo perímetro. De los inmigrantes que lograron superar el control –8, de los que sólo 4 han llegado inicialmente al CETI - dos sufrieron contusiones y lesiones leves por las que fueron atendidos en Urgencias del Hospital Comarcal.

No hay constancia de ningún herido entre las fuerzas de seguridad actuantes en el control de la frontera.