Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar, recoger datos estadísticos y mostrarle publicidad relevante. Si continúa navegando, está aceptando su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en política de cookies.

CITA HISTÓRICA TRAS MEDIO SIGLO DE BLOQUEO

Obama y Castro, dispuestos a hablar de todo en su reunión en Panamá

El encuentro comenzó después de que el presidente de Cuba asegurara en la Cumbre ante todos los países americanos que Obama "es un hombre honesto". Por su parte, el presidente de EEUU dijo ser partidario de dejar el pasado atrás.

Actualizado el 27/04/2015 a las 17:01 horas

El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, explicó a su homólogo cubano, Raúl Castro, que "era el momento" de que su país intentase "algo nuevo" en la relación con Cuba porque la política anterior no funcionó, durante la histórica reunión que celebraron en Panamá en el marco de la Cumbre de las Américas.

La esperada reunión, la primera entre dos presidentes de ambos países en más de medio siglo, se realizó en una pequeña sala dentro del Centro de Convenciones Atlapa de Panamá, donde se está celebrando la VII Cumbre de las Américas con la presencia de los 35 países del continente y de Cuba por primera vez. Obama y Castro estaban sentados uno al lado del otro, en un formato similar al que se usa cuando el mandatario estadounidense recibe a un presidente extranjero en el Despacho Oval.

Es una reunión "histórica", admitió el propio Obama, quien reconoció también que la historia entre los dos países es "complicada". "Ahora estamos en condiciones de avanzar en el camino hacia el futuro", subrayó el presidente estadounidense. Según Obama, la mayoría de los estadounidenses y también de los cubanos han respondido de forma positiva al anuncio para la normalización diplomática que él y Castro hicieron en diciembre pasado.

"Con el tiempo es posible que podamos pasar página y desarrollar una nueva relación entre nuestros dos países", subrayó Obama. La reunión de hoy entre Obama y Castro estuvo precedida de una conversación telefónica el pasado miércoles y que estuvo centrada en revisar el proceso para la restitución de las relaciones diplomáticas bilaterales, que debe llevar a la reapertura de embajadas en Washington y La Habana.

Esa apertura, para la que aún no hay fecha, también fue tratada en la reunión de tres horas que celebraron el jueves en Panamá el secretario de Estado de EE.UU., John Kerry, y el canciller de la isla, Bruno Rodríguez, que hasta hoy había sido el contacto de más alto nivel diplomático entre Estados Unidos y Cuba desde 1958