Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar, recoger datos estadísticos y mostrarle publicidad relevante. Si continúa navegando, está aceptando su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en política de cookies.

Disfruta de la app de Onda Cero en tu móvil.

la mujer y uno de sus hijos están gravemente heridos

Una madre siria refugiada se prende fuego junto a sus tres hijos para protestar por la falta de comida

Una madre alojada en un campamento de refugiados de Rukban, en la frontera de Siria con Jordania, se encuentra herida grave tras prenderse fuego junto a sus tres hijos en protesta por la falta de alimentos, ya que llevaba tres días sin poder dar de comer a su familia, ha explicado un portavoz de protección civil, Jaled al Ali, en declaraciones a DPA.

Europa Press | Madrid
| 13/01/2019
Campo de refugiados sirio

Campo de refugiados sirio / Getty Images

Otros desplazados pudieron sofocar el incendio, que ha causado daños en una tienda, y trasladaron a la mujer, identificada como Sundus Fatalá, de 28 años, y a los niños a un hospital, ha indicado Al Ali. La mujer y uno de sus hijos están gravemente heridos y los otros dos menores están heridos leves.

En los últimos tres años, decenas de miles de personas, en su mayoría mujeres y niños, han llegado a este campamento situado en pleno desierto huyendo de las zonas de Siria controladas por Daesh que están siendo atacadas desde el aire por fuerzas de Estados Unidos y de Rusia.

El asedio del Ejército sirio y el cierre de la frontera para el paso de ayuda por parte de Jordania han dejado a los refugiados sin alimentos.

Rukban está dentro de una de una llamada zona de distensión creada por Estados Unidos, que garantiza la paz con su presencia en la cercana base de Al Tanf. El régimen sirio dice que las tropas estadounidenses están ocupando territorio sirio y dando refugio a los rebeldes.

Los más de siete años de conflicto han dejado miles de sirios muertos y millones de desplazados. En toda Siria, más de 13 millones de personas siguen dependiendo de la ayuda humanitaria, de los cuales unos 6 millones son desplazados internos que sufren inseguridad alimentaria.