Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar, recoger datos estadísticos y mostrarle publicidad relevante. Si continúa navegando, está aceptando su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en política de cookies.

Disfruta de la app de Onda Cero en tu móvil.

PRESIDENTE DEL GOBIERNO

Sánchez no considera un varapalo la rebaja de la Comisión Europea a las previsiones de crecimiento de España

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, no considera un varapalo a su Ejecutivo las previsiones de la Comisión Europea que rebajan dos décimas su previsión de crecimiento económico para España tanto este año como el siguiente (al 2,6% y 2,2%, respectivamente) y aumentan el déficit público previsto para 2019, hasta el 2,1% del PIB, tres décimas por encima del objetivo del Gobierno y ocho con respecto a la meta pactada con la UE.

Europa Press | Madrid | 09/11/2018

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez / EFE

"No, para nada", ha contestado el jefe del Ejecutivo a los medios de comunicación antes de intervenir en el Foro Iberoamérica que se desarrolla en el hotel Intercontinental. La misma fórmula empleó el presidente para responder a otra pregunta sobre si sentía comprometida su seguridad tras la detención de un vigilante de seguridad que tenía planes de atentar contra él.

En sus previsiones, Bruselas cree, no obstante, que España cerrará este año con un desvío de las administraciones públicas equivalente al 2,7% del PIB, en línea con las estimaciones del Ejecutivo de Pedro Sánchez, aunque es un porcentaje también cinco puntos superior a la senda pactada con las autoridades europeas (del 2,2%) por el Gobierno del PP. El análisis sobre España, incluido en las llamadas 'previsiones de otoño', tiene en cuenta el plan presupuestario enviado por el Gobierno.

Sin embargo, el Ejecutivo comunitario muestra sus dudas sobre las previsiones de ingresos de los nuevos impuestos planteados, la tasa digital y el gravamen a las transacciones financieras, y sobre el impacto fiscal de la subida del salario mínimo interprofesional (SMI).