Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar, recoger datos estadísticos y mostrarle publicidad relevante. Si continúa navegando, está aceptando su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en política de cookies.

Disfruta de la app de Onda Cero en tu móvil.

EN LA AUDIENCIA NACIONAL

Trapero califica como "una barbaridad" las resoluciones de ruptura del Parlament catalán

Trapero ha asegurado que no tenía una relación "estrecha" con Puigdemont en el inicio de su interrogatorio en el juicio por rebelión en la Audiencia Nacional. El mayor de los Mossos d'Esquadra también ha defendido la actuación del cuerpo policial y ha insistido en la "incomodidad" que sentían por la actitud del Govern sobre el 1-O.

Eva Llamazares
  Madrid | 20/01/2020

El mayor de los Mossos d'Esquadra Josep Lluís Trapero ha asegurado que mostró en varias ocasiones a la cúpula de Interior su "incomodidad" por la actitud del Govern sobre el 1-O y ha alegado que siempre dejó claro que cumplirían las órdenes judiciales y que así lo hicieron.

En su declaración en el juicio por rebelión en la Audiencia Nacional, Trapero ha afirmado que le "incomodó mucho" que el ejecutivo de Carles Puigdemont siguiera con los preparativos del 1-O y que él hizo lo que estaba en su mano, ya que mostró su disconformidad a sus jefes políticos en Interior para dejar claro que los Mossos cumplirían las órdenes judiciales para impedir el referéndum.

"Hicimos lo que se nos ordenó en todo momento", ha insistido Trapero, durante el interrogatorio de la Fiscalía, que pide para él 11 años de cárcel.

El mayor ha recordado que se reunió en varias ocasiones con el exconseller Jordi Jané, y con su sucesor Joaquim Forn, así como con el exdirector de los Mossos Albert Batlle para mostrarles su "incomodidad" por el papel del gobierno de Puigdemont, preguntarles "qué estaban haciendo, dónde iban" y dejar claro qué harían los Mossos.

En este sentido, ha recordado que uno de los motivos por los que Batlle -actual concejal de seguridad en el Ayuntamiento de Barcelona, donde concurrió en la lista del PSC-Units per Avançar- abandonó el cargo dos meses antes del 1-O fue por su "incomodidad" con los preparativos del referéndum ilegal.

"La incomodidad de por donde estaba yendo el Govern -que manifestó Batlle-, la sentíamos todos", ha subrayado Trapero, que ha indicado que el conseller Jané recibió en 2016 varias presiones para apartarle de la jefatura de los Mossos.

En sus reuniones con los consellers para mostrarles su malestar, estos, especialmente Forn, le respondían que el referéndum formaba parte del "ideario político" del Govern y que el ejecutivo iba a seguir con su convocatoria, según Trapero, que ha mantenido un relato muy parecido al que sostuvo en su testifical en el juicio en el Supremo a la cúpula del "procés".

El mayor ha insistido que los Mossos llevaron a cabo todas las actuaciones que pudieron para impedir o paralizar el referéndum, tanto de oficio como ordenadas por la administración de justicia.

Según Trapero, desde el Govern tan solo le sondearon en una ocasión, en septiembre de 2016, para saber cómo actuarían los Mossos d'Esquadra ante un eventual referéndum unilateral.

Fue el entones secretario del Govern de Carles Puigdemont, Joan Vidal de Ciurana, quien le citó al Palau de la Generalitat en septiembre de 2016, más de un año antes del referéndum del 1-O.

Trapero puso esa cita en conocimiento de Jané y de Batlle, que le autorizaron a acudir a ese encuentro, en el que el secretario del Govern le preguntó, cuando ya se estudiaba la convocatoria de un referéndum de independencia, dónde estarían los Mossos si se generaba una "doble legalidad".

"La doble legalidad no existe", respondió Trapero, que también dejó claro al secretario del Govern de Puigdemont que los Mossos d'Esquadra harían "siempre" lo que dijeran los jueces y que lo cumplieron. "Hicimos lo que se nos ordenó en cada momento", ha zanjado.