Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar, recoger datos estadísticos y mostrarle publicidad relevante. Si continúa navegando, está aceptando su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en política de cookies.

Disfruta de la app de Onda Cero en tu móvil.

No San Fermín 2020

María Chivite: "Este año no hay fiestas de San Fermín y no debería haber actos paralelos"

La presidenta del Gobierno de Navarra, María Chivite, y el alcalde de Pamplona, Enrique Maya, han apelado este viernes a la "responsabilidad individual" de cara a las fechas de San Fermín.

Onda Cero Navarra | Europa Press
Pamplona / Iruña | 26/06/2020

La presidenta del Gobierno de Navarra, María Chivite, y el alcalde de Pamplona, Enrique Maya, han apelado este viernes a la "responsabilidad individual" y han llamado a no celebrar actos paralelos durante las fechas de las fiestas de San Fermín, suspendidas este año por la pandemia del Covid-19.

Chivite y Maya han participado este viernes en un desayuno informativo en el que han subrayado que los Sanfermines de este año están suspendidos, una decisión "difícil de tomar", pero "necesaria" porque "se hace para proteger la salud y la vida".

En este sentido, la presidenta del Gobierno foral ha destacado que se trata de una decisión "compartida" por el Ejecutivo y el Consistorio, que es quien tiene la competencia sobre las fiestas. "El Gobierno no puede entrar en la prohibición de las fiestas porque son una competencia exclusivamente municipal, pero entendemos que nuestra responsabilidad debe ser acompañar a los ayuntamientos", ha remarcado Chivite.

Según ha expuesto, el Gobierno acompaña al Ayuntamiento de Pamplona para "reforzar su decisión desde la perspectiva sobre todo de salud pública y de la protección de las personas más vulnerables a las que tenemos que proteger haciendo un ejercicio de responsabilidad individual".

"Cualquier año las próximas fechas supondrían una explosión festiva que a todos nos gusta, pero este año peculiar por el Covid tenemos que lograr que sean unos días lo más parecidos posibles a cualquier otro día del año", ha señalado Chivite.

Así, ha remarcado que "este año no hay fiestas de San Fermín y no debiera haber actos paralelos porque la razón de que no haya fiestas populares, que sabemos que son muy importantes para Pamplona y para todos los pueblos de Navarra", es "proteger la salud y la vida".

En esta misma línea, el alcalde de Pamplona, Enrique Maya, ha destacado que el próximo 6 de julio a las 12 horas la capital navarra "va a ser el centro del mundo" y ha llamado a "dar un ejemplo de que Pamplona responde ante una situación tan dura como es esta de no poder celebrar las fiestas".

También ha pedido a la ciudadanía ser "ejemplo" para el resto de municipios, ya que "lo que se haga en Pamplona puede ser también trasladable a otros lugares de Navarra", en los que, según ha dicho, también existe "preocupación" sobre la posible celebración de actos paralelos. "El mensaje que podamos lanzar aquí es el mismo mensaje que hay que lanzar para todas las fiestas", ha comentado.

Además, Maya ha puesto de manifiesto que "hay una cierta percepción social de que el coronavirus ya es pasado" y ha querido dejar claro que "no es así" y que el Covid-19 es "presente". Por lo tanto, ha agregado, "tenemos que trabajar desde esa óptica de que tenemos que hacer las cosas bien para que no vuelvan a producirse de una manera significativa esos rebrotes que ya han surgido en algunos lugares".

Tanto la jefa del Ejecutivo como el alcalde han coincidido en aplaudir la decisión de las peñas de Pamplona y de algunos bares de permanecer cerrados para no contribuir a la formación de aglomeraciones.

AFOROS EN LA PLAZA CONSISTORIAL Y LA PLAZA DEL AYUNTAMIENTO

En este contexto, el Ayuntamiento de Pamplona ha decidido establecer un aforo de 400 personas en la plaza Consistorial y de 3.675 personas en la plaza del Castillo el día 6 de julio.

Ante la previsión de una gran afluencia de personas al centro de la ciudad, el Ayuntamiento de Pamplona y Policía Municipal coordinarán un dispositivo policial y sanitario, en colaboración con otros cuerpos policiales como Policía Foral, Policía Nacional y Guardia Civil, y con Cruz Roja y DYA, para evitar cualquier tipo de riesgos y de aglomeraciones.

El acceso a la plaza Consistorial se podrá realizar únicamente por las calles San Saturnino-Nueva, por la calle Zapatería o por la calle Mercaderes, con los consiguientes controles de aforo. Unos paneles indicarán si el aforo de la plaza está completo. Los accesos por la cuesta de Santo Domingo, por la plaza de los Burgos y por la calle Calceteros permanecerán cerrados al público.

En el caso de la plaza del Castillo se podrá entrar y salir por cualquier de sus siete accesos a través de Carlos III, paseo de Sarasate, calle San Nicolás, pasadizo de la Jacoba, Chapitela, Bajada de Javier y calle Espoz y Mina. En todos ellos se establecerán controles de aforo para que no se supere el máximo de 3.675 personas.

AFOROS EN BARES Y USO DE LA MASCARILLA EN LA CALLE

En cuanto a los bares, no se prolonga su horario de apertura, en contra de lo que es habitual durante los Sanfermines. El dispositivo policial preparado controlará también aquellas zonas, principalmente del Casco Antiguo, donde hay una mayor cantidad de bares y establecimientos hosteleros en las que se prevé una gran afluencia de público.

Se han establecido siete zonas para las que, además, se ha calculado el aforo en función de los metros cuadrados de la calle en cuestión. A pesar de ser zonas al aire libre, se deben cumplir las medidas de distanciamiento social de al menos 1,5 metros entre las personas o el uso de mascarillas. Se controlará también el aforo de los establecimientos hosteleros.

Las siete zonas de ese operativo policial se corresponden con la calle y la plaza de la Navarrería, con la calle Calderería, con la calle Estafeta y Espoz y Mina, con las calles Comedias y Pozoblanco, con la calle y la plaza de San Nicolás y con la calle Jarauta. A ellas se une la zona del Primer Ensanche de la avenida de Roncesvalles.