SE NOS VA LA OLLA

Pimiento del Piquillo con morcilla de cebolla y queso do Cebreiro

Con el chef, Quique Rodríguez, nos metemos en la cocina Estos son los ingredientes que necesitamos son:

16 pimientos del piquillo, 3 morcillas de cebolla, 20 gr. de piñones tostados, 1 cebolleta, 2 dientes de ajo, 50 ml. de vino blanco, 100 ml. de nata liquida, 100 gr. de queso do Cebreiro, aceite de oliva virgen extra, azúcar y sal.

Nuestro primer paso será confitar los pimientos sazonados en una sartén con un chorrito de aceite y un par de dientes de ajo pelados y laminados durante 5-6 minutos, y los reservamos. Confitar el pimiento es un truco para que aumente su sabor.

Vamos ahora a asar la morcilla 12-15 minutos en el horno. Una vez asada la vamos a abrir, y dejamos todo su interior en un bol. La morcilla también conseguimos aumentar su sabor al asarla, aunque se puede también cocer. En ese bol donde tenemos la carne de morcilla de cebolla, vamos a agregarle 30 gr. del queso de Cebreiro desmenuzado del que tenemos preparado y lo vamos a trabajar y mezclar bien con ayuda de un tenedor, consiguiendo una pasta a la que le incorporaremos los piñones tostados. Una vez preparada vamos con ayuda de una cuchara rellenando nuestros pimientos de piquillo.

Por otra parte, picamos la cebolleta finamente y la ponemos a pochar en una sartén con un chorrito de aceite. Sazonamos e incorporamos un chorrito de vino blanco dejando que de un hervor. Incorporamos la nata liquida y el queso de Cebreiro que nos quedaba, dejamos cocer 10 minutos y trituramos. Y ya tenemos lista nuestra salsa.

Para terminar nuestro plato, vamos a echar un poquito de azúcar sobre los pimientos de piquillo y vamos a meter en el horno dejando que caramelicen ligeramente. Una vez los tenemos a punto los ponemos en una fuente y le dejamos caer por encima un poco de la sala de queso de Cebreiro.

Y de esta forma conseguimos una combinación de pimiento de piquillo algo dulce combinado con la morcilla y el queso de Cebreiro. Y es un entrante muy atractivo.

SE NOS VA LA OLLA

Merluza gratinada con espárragos blancos y puré de patata

Para el plato de hoy vamos a utilizar una bandeja alta de horno y para ella los ingredientes que necesitamos son:

½ merluza en lomos y espinas aparte, 5 espárragos blancos cocidos, 6 patatas medianas, 150 gr. de mantequilla, 300 ml. de leche, 2 hojas de laurel, 1 puerro, 1 cebolla, 50 gr. de harina, 100 ml de vino blanco, aceite de oliva, sal y pimienta.

Lo primero será poner nuestras espinas, pasadas previamente por el grifo, en agua hasta cubrir con las dos hojas de laurel y el puerro bien limpio troceado. Dejaremos cocer a fuego medio 40 minutos.

Una vez tenemos ese caldo de pescado ya preparado, en la misma olla, vamos a introducir nuestros lomos de merluza enteros, también un poco de sal y vamos a dejar cocer durante 10 minutos hasta que los tengamos cocidos pero jugosos. Este paso es muy importante para mantener la jugosidad en la merluza. Cuando la merluza la tenemos lista, la retiramos y con cuidado la vamos a desmenuzar en pequeños trozos, pero sin deshacerla demasiado y la reservamos. Y el caldo de pescado lo vamos a colar y reservar.

Por otra parte, nuestra patata la vamos a pelar, trocear y cocer en agua con sal, para hacer después un buen puré a base de mantequilla, la mitad de la leche templada, sal y pimienta. Y en el ultimo momento un chorrito de aceite de oliva virgen extra intenso.Vamos ahora con la salsa, que vamos a hacer pochando nuestra cebolla bien picada en aceite de oliva y nuez de mantequilla. A continuación, esos 50 gr. de harina, vamos a rehogarlos y vamos a ir mojando, primero con el vino blanco hasta reducirlo y a continuación con la leche templada que tenemos y parte del caldo de pescado. Iremos combinando lecha y caldo y dejaremos cocer hasta conseguir una salsa ligera.

Nuestro ultimo paso es colocar en la fuente de horno la merluza desmenuzada en el centro, que combinaremos con los espárragos bancos troceados. Alrededor del pescado pondremos nuestro puré cremoso de patatas y por último cubriremos todo el pescado con la salsa que hemos preparado. Cubriremos todo con queso suave rallado para gratinar y meteremos en el horno durante 15 minutos a 180 gr. hasta que quede gratinado y ya lo tendremos listo. Consiguiendo una merluza gratinada muy jugosa.

SE NOS VA LA OLLA

Las claves para hacer una buena sopa de cebolla son la calidad de la cebolla y el tiempo

El chef, Quique Rodríguez, nos propone cocinar sopa de cebolla. Las claves para hacer una buena sopa de cebolla son, por una parte, la calidad de la cebolla y por otra el tiempo. Además, hoy vamos a dar un par de claves a nuestros oyentes para hacer una muy rica sopa de cebolla con migas de bacalao.

Y para ello los ingredientes que necesitamos son.

4 cebollas, 1.5 l de caldo de gallina y verduras, 1 trozo de pan, 2 dientes de ajo, 1 punta de jamón vino de jerez, 50 gr. de queso rallado, aceite de oliva virgen extra, sal, perejil fresco y 100 gr. de migas de bacalao (opcional).

Nuestro primer paso será preparar previamente un caldo de verduras y gallina cociendo durante 1 hora y media los ingredientes en agua (zanahoria, puerro, cebolla, apio, y 1 cuarto de gallina). Cuanto más concentrado el caldo, mejor. Lo vamos a colar y dejar reposar para poder quitarle después la grasa que pudiera tener. Lo podemos hacer el día antes.

Por otra parte, nuestro trozo de pan vamos a cortarlo en dados, lo ponemos en una bandeja de horno o en la sartén con unos dientes de ajo pelados y machacados, y un chorrito de aceite de oliva y vamos a dorar ese pan, cuando lo tengamos tostado, lo retiramos del horno o sartén, y espolvoreamos con un poco de queso rallado.

Vamos ahora a cortar nuestras cebollas en finas tiras, lo que llamamos juliana, es importante tener abundante cebolla y vamos a rehogar en una cazuela con un poco de aceite de oliva y la punta de jamón y dejamos pochar a fuego lento durante 30/40 minutos hasta que coja un color oscuro. El aceite se puede sustituir por mantequilla, que es como originariamente se hacía en Francia.

Con la cebolla bien pochada, un truco, vamos a añadir un chorrito de jerez, dejamos reducir y añadimos el caldo y dejamos cocer otros 25 o 30 minutos a fuego medio.

Nuestra sopa habrá reducido, la cebolla estará muy blandita y estará bien de espesor para poner a punto de sal. Otro truco es, si queremos darle un toque diferente, en el último momento, le vamos a incorporar unas migas de bacalao desalado, dejando la sopa que de un hervor. Y ya la tendremos lista.

Ya sea con o sin bacalao, lo ideal es comer esta sopa en taza, echando unos dados de pan tostado con queso por encima, o incluso como marcan sus orígenes, espolvoreando más queso y gratinándola ligeramente en el horno. Por último, un poquito de perejil fresco picado.

Y ya tendremos lista nuestra sopa perfecta para este invierno frio, siendo un plato muy sano y económico.