HA JUGADO 17 AÑOS EN PRIMERA Y CUATRO EN SEGUNDA

Las lágrimas del adiós de todo un campeón del Mundo y de Europa

El portero Rafa Fernández se retira con 21 títulos y su estrella conquistada en China Taipei en 2004 brilló en Valencia Vijusa, Playas de Castellón, Boomerang Interviú, ElPozo Murcia y Elche CF

Monserrate Hernández

Elche | 25.04.2019 15:02

El fútbol sala español despide a uno de los grandes de este deporte. El portero Rafa Fernández, campeón del mundo con la selección española en el año 2004 y de Europa en 2005, ha anunciado este jueves su retirada en la sala de prensa del estadio Martínez Valero. Lo ha hecho en una sala de prensa abarrotada de amigos, compañeros, directivos, técnicos, medios de comunicación, arropado por su mujer y por sus dos hijos. Su adiós ha sido muy emotivo, especialmente cuando ha recordado a su padre, que falleció cuando él tenía solo 14 años y que, según ha dicho emocionado, “no me ha visto jugar como profesional, pero sé que ha estado animándome y ayudándome siempre desde ahí arriba”. “Mis 21 años como profesional van por él”, ha remarcado entre lágrimas.

Rafa Fernández, de 38 años, ha jugado 21 temporadas como profesional, de las que 17 estuvo en Primera División y cuatro, en Segunda. Iniciado en el mundo del fútbol en las categorías inferiores del Levante, debutó en la máxima categoría de fútbol sala recién cumplida la mayoría de edad. Fue el 31 de octubre de 1998, con el Valencia Vijusa. “Gracias a mucha gente allí logré ser portero”, ha comentado. Después pasó cuatro años en el Playas de Castellón: “Fue una época maravillosa; me ayudó a crecer”. De ahí pasó a Boomerang Interviú, lugar donde disfrutó de sus “mejores años como profesional” y donde compitió por un puesto con Luis Amado que, para Rafa, ha sido “el mejor portero del mundo”.

Antes de firmar por el Elche CF Sala AXA Hita&Port estuvo en ElPozo Murcia durante “seis años fantásticos y sentí que era mi casa”. Pero con su retirada echará raíces en tierras ilicitanas, donde ha compaginado su trabajo de jugador del Elche con su labor como preparador de porteros del filial franjiverde, el Ilicitano, que milita en el Grupo VI de Tercera División. “Esta decisión está bien pensada y hablada con mi familia. Llevo más tiempo como profesional que otro tipo de vida; por eso doy gracias especialmente a mi familia por ayudarme y permitirme ser mejor deportista”.

Tampoco ha querido olvidar en su adiós su paso por el combinado español de fútbol sala, con 80 internacionalidades, y se ha mostrado muy cariñoso con la Federación y con los seleccionadores con los que coincidió, Javier Lozano y José Venancio López. Una lesión en la mano y posteriormente otra en la rodilla, con rotura parcial del ligamento cruzado, condicionaron su adiós. “Los médicos me aconsejaron operarme o retirarme. La decisión estaba tomada, pero cuando el equipo se metió en descenso quise ayudar para apurar todas las posibilidades. Ahora quedan dos partidos y el último paso para conseguirlo”, ha explicado.

Este viernes, a las 21:00 horas, se despedirá de la afición franjiverde en el pabellón Esperanza Lag, en la penúltima jornada de liga, frente al Burela, equipo que está matemáticamente ascendido. Los tres puntos son vitales para lograr mantener la categoría en Segunda División y poner así un bonito broche a una carrera profesional que ha estado trufada de éxitos y en la que ha dado un ejemplo para todo el mundo del deporte.

LO MÁS