Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar, recoger datos estadísticos y mostrarle publicidad relevante. Si continúa navegando, está aceptando su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en política de cookies.

Disfruta de la app de Onda Cero en tu móvil.

JORNADA 16 | OSASUNA 2-2 REAL MADRID

El Real Madrid pierde dos puntos de oro ante un Osasuna aguerrido

El equipo de Ancelotti cedió un empate en una complicada visita al Sadar, donde llegó a perder por 2-0 tras dos cabezazos de Oriol Riera. Isco acortó distancias al borde del descanso tras la expulsión de Ramos y empató en la recta final con un remate de Pepe. Silva fue expulsado a diez minutos del final.

G. Lascoiti | Madrid
| 14/12/2013
Cristiano gesticula ante Roberto Torres

Cristiano gesticula ante Roberto Torres / EFE

El Real Madrid cedió un empate en su visita a Pamplona, donde solo ha ganado una vez en las últimas seis temporadas. Llegaba el equipo de Ancelotti lanzado en resultados y juego, pero Osasuna freno en seco al equipo blanco. Oriol Riera colocó al borde del ko a Cristiano y compañía hasta que Isco y Pepe rescataron un punto, insuficiente renta a priori para mantener el ritmo en la cabeza del campeonato.

Apareció el Madrid en Pamplona con una seguridad apabullante. Los primeros quince minutos fueron un manual de juego del conjunto balnco. Isco gobernaba las operaciones comandado por Modric, Benzema activó su versión más asociativa y Cristiano... Cristiano fue el único que no fue quien debía ser.- Tuvo tres ocasiones en el arranque y falló como nunca lo hace.

Especialmente claro fue el remate que perdonó a los diez minutos de partido. Una contra magistral del Madrid dejó al portugués solo ante Andrés Fernández, previo tacón de Isco, pero Cristiano la mando fuera. Fue un aviso de lo que iba a ser el partido para el Madrid.

Osasuna aguantaba el chaparrón blanco como podía hasta que de la nada hizo el primero. Había aviasdo en una jugada a balñón para do el equipo de Javi Gracia y en la segunda ocasión no perdonó. Un centro desde la derecha acabó en el fondo de las mallas de Diego López tras un testarazo tremendo de Oriol Riera. Marcelo y en general toda la zaga blanca pecó de pasividad.

El gol para nada reflejaba lo que había ocurrido hasta ese momento, otra cosa fue su efecto sobre el partido. El Real Madrid se perdió tras el tanto del conjunto navarro y Osasuna, contagiado por el público, se fue a buscar el área blanca. El Madrid reclamó un claro penalti sobre Modric que el colegiado no señaló.

La cosa todavía iba a empeorar para los de Andcelotti. Al borde del descanso el encuentro entró en efervensencia. Oriol Riera puso El Sadar patas arriba tras otro gol de cabeza. Diego López solo pudo evitar un primer remate antes de ver impotente el segundo gol rojillo. Acto seguido  Ramos fue expulsado al ver la segunda amarrilla.

Corría el minuto 43 y el Madrid estaba contra las cuerdas, pero como suele ocurrir fue en ese momento cuando encontró un salvavidas. Cristiano se llevó a media defensa rojilla en una jugada e Isco atornilló un disparo tremendo al palo de Andrés Fernández. 2-1 al descanso y todo por jugarse.

Tras el paso por vestuarios el Real Madrid recompuso sus esquema. Xabi Alonso se colocó junto a Pepe y Ancelotti metió a Di María por un desparecido Bale. Pareció dar resultado pero con el paso de los minutos el Real Madrid se partió en dos. 

Osasuna pudo matar el partido en un par de contras que desbarataron entre Xabi Alonso y Pepe. El Real Madrid jugaba en el alambre. Los minutos poasaban y la Liga se escapaba. Pudo ser peor si no es por Diego López. El meta gallego salvó a su equipo cuando Osasuna se hizo con el partido.

Ancelotti metió a Nacho para frenar las contras rojillas. Funcionó la permuta y el Madrid se fue arriba. Osasuna aguantaba bien hasta que Silva vio la segunda amarilla por una entrada a destiempo ante cristiano. Acto seguido Pepe cazó el centro para empatar de cabeza. Curioso que el Madrid lograra sus dos goles tras las dos expulsiones.

El equipo navarro se echo atrás para defender un botín que hacía escasos minutos era formidable. El Madrid lo intentó hasta el final, pero las fuerzas ya estaban agotadas. El empate final no sirve a ninguno de los dos. Es cierto que para Osasuna fue un punto inesperado aunque tras ver elk partido sabe a derrota. Par el Madrid solo valía la victoria. Le toca esperar y ver si Atlético y Bracelona mantienen el ritmo o dan una tregua.