Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar, recoger datos estadísticos y mostrarle publicidad relevante. Si continúa navegando, está aceptando su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en política de cookies.

Disfruta de la app de Onda Cero en tu móvil.

LIGA DE CAMPEONES | REAL MADRID 1-0 LIVERPOOL

Real Madrid 1 - 0 Liverpool

Resultado corto pero suficiente para un Real Madrid que dominó en la primera parte, cuando llegó el gol de Benzema, pero especuló tras el descanso

Alberto Mendo |  Madrid |  04/11/2014

El Real Madrid ha logrado sellar su pasaporte para los octavos de final de la Liga de Campeones tras imponerse al Liverpool en el estadio Santiago Bernabéu por 1-0. Al equipo blanco le han sobrado dos jornadas de la fase de grupos para lograr ese objetivo y tiene muy encarrilado pasar a la siguiente fase como líder de su grupo. Y, además, ha vuelto a lograr un triunfo convincente, pese a lo escaso del marcador.

Carlo Ancelotti volvió a apostar por el once titular que tantos elogios está aglutinando, manteniendo a Isco como apuesta y a Gareth Bale, recién salido de su lesión, en el banquillo. Con dos cambios en la defensa, Arbeloa por el lesionado Carvajal y Varane para dar descanso a Pepe, el conjunto blanco salió dispuesto a complacer a su afición.

Una ocasión de James ya en el minuto 3 y otra de Cristiano Ronaldo en el 9 fueron una declaración de intenciones. También una muestra de ímpetu, quizá demasiado, como en una jugada en la  que Isco incluso terminó atropellando a James cuando intentaba deshacerse de todos los 'reds'.

El equipo blanco due corrigiendo ese exceso de revoluciones y sus imprecisiones especialmente pasado el primer cuarto de hora, cuando logró que el Liverpool quedará encerrado en su área. Encontrar el pase y el hueco precisos fue cuestión de paciencia.

El premio llegó en el minuto 26 en una nueva muestra de trabajo en equipo: pared entre Isco y Cristiano Ronaldo, Marcelo se incorpora, recibe y logra un centro que es medio gol para Benzema, que anota su quinto gol en la Champions.

El monólogo blanco se mantuvo hasta el descanso, con ocasiones que no dejaban de sucederse: de Cristiano, de Benzema, de Isco... pero todas abortadas por el portero 'red', Mignolet, o por un correoso Kolo Touré.

Bien diferente fue la segunda parte, con un Real Madrid mucho más espeso, lento, impreciso en el centro del campo y que sólo funcionó a ráfagas en su ataque, siempre peligroso no obstante en las ocasiones que tuvo. Ese bajón de los blancos con pasó desapercibido para los 'reds', que poco a poco fueron haciéndose con el balón y creando ocasiones. Lallana rozó el empate en el 59, aunque su balón se fue rozando el palo izquierdo de la portería de Casillas.

Ancelotti decidió entonces mover el banquillo y dio entrada a Bale por James, y el galés pareció por un rato volver a animar a su equipo. Él mismo tuvo el 0-2 en sus botas pero el balón se estampó contra el laguero.

Justo antes pudo marcar Benzema, en un potente centro difícil de controlar de Marcelo, y también Cristiano. El portugués lo intentó de todas las formas posibles pero, por primera vez tras doce partidos, no marcó y aún tendrá que esperar para al menos igualar el récord de Raúl.

Pese a ceder el balón al Liverpool, en el que Alberto Moreno fue el principal activo, el Real Madrid se mostró sólido en defensa y Casillas apenas tuvo que intervenir bajo los palos.

El partido terminó sin sobresaltos en el Bernabéu, con un Real Madrid que economizó esfuerzos y que podrá seguir haciéndolo en lo que queda de la fase de grupos. Ya lleva doce partidos consecutivos ganando.