Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar, recoger datos estadísticos y mostrarle publicidad relevante. Si continúa navegando, está aceptando su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en política de cookies.

Disfruta de la app de Onda Cero en tu móvil.

JORNADA 3 | REAL MADRID 1-2 ATLÉTICO DE MADRID

Real Madrid 1 - 2 Atlético de Madrid

El Atleti se lleva un derbi que siguió el guión esperado. El Real Madrid mejoró tras encajar el primer gol, pero en la segunda parte no reacciónó al gol de Arda. Casillas, señalado por el Bernabéu.

D. Narváez |  Madrid |  13/09/2014

El tercer derbi de lo que va de temporada -después de los dos de la Supercopa de España- se presentaba con un Real Madrid con dudas tras el batacazo en Anoeta, y con el Atlético de Madrid con la certeza de que la tendencia histórica que le señalaba como segundo equipo de la capital había llegado a su fin.

Así, con los dos equipos lanzados, el Atlético golpeó primero con su mejor arma. Tras unos minutos iniciales con posesión blanca pero sin profundidad, el equipo rojiblanco se encontró un saque de esquina que, tras un perfecto lanzamiento de Koke, Tiago se encargó de rematar en el primer palo para hacer el 0-1.

Los fantasmas regresaban al Bernabéu, con un equipo incómodo de nuevo en frente al que Ancelotti todavía no había encontrado manera de 'meter mano'. Después del gol de Tiago, el Atlético pareció dar un paso atrás, y las variaciones tácticas de Ancelotti se dejaron ver poco a poco.

Cristiano y Bale se juntaban con Arbeloa en banda derecha del ataque blanco, para crear superioridad frente a la defensa rojiblanca, jugada que daba resultados una y otra vez, con el portugués desatado.

Y en una de esas internadas por banda derecha, Cristianó pisó área y despúes de una bicicleta Siqueira cometió penalti sobre el portugués. La pena máxima la transformó él mismo para hacer el empate a uno.

A partir de ahí, el Atlético dio un paso atrás y Mandzukic y Raúl Jiménez no eran capaces de aguantar el balón, por lo que la posesión pasó a ser del Real Madrid. Ahí fue cuando Moyá ejerció de salvador en un par de oportunidades. La primera a un lanzamiento de falta de Bale, y la segunda, a un cabezazo de Benzema a la base del poste derecho de la portería visitante.
Minutos antes el francés ya había desperdiciado un mano a mano delante del ex del Getafe.

Todo esto, se jugó con evidentes pitidos a Casillas de parte de la afición blanca, que le culpaba del gol encajado en el primer tramo del partido.

Tras el descanso, la salida del Real Madrid se presuponía intensa después de terminar el primer tiempo en el área del Atlético. Pero tras la salida de vestuarios, el partido se igualó hasta caer del lado de equipo rojiblanco.

El Real Madrid notó el bajón físico de Cristiano, y Benzema y Bale estuvieron lejos de su mejor versión -los dos terminaron sustituidos-. El francés dejó su sitio al debutante Chicharito, que no tuvo oportunidad de demostrar si debe ser o no el delantero titular del Real Madrid.

El encuentro avanzaba y el Atleti seguía trabajando en defensa de manera excelente. Poco a poco el juego entró en la dinámica que los rojiblancos preferían. Con Griezmann ya en el campo, el Atlético firmó el gol que le daba los tres puntos.
Una dejada por la derecha de Griezmann a Juanfran, terminó con un centro del lateral que Raúl García dejó pasar para que Arda Turan definiera de manera perfecta a la derecha de Casillas (75'). El turco demostró que este equipo necesita su tranquilidad y su calidad en los metros finales.

En los quince minutos finales el Real Madrid fue incapaz de encontrar una vía hacia el gol, y la entrada de Isco no mejoró el ataque blanco. El partido se cerraba con una nueva victoria rojiblanca en el Bernabéu. El Real Madrid se queda a seis puntos del Barcelona, líder de la Liga.