Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar, recoger datos estadísticos y mostrarle publicidad relevante. Si continúa navegando, está aceptando su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en política de cookies.

Disfruta de la app de Onda Cero en tu móvil.

JORNADA 16 | BARCELONA 2-1 VILLARREAL

Neymar lidera con un doblete la victoria del Barça ante el Villarreal

Europa ya conoce a Neymar. Ya conoce la calidad de Neymar. Ya sabe el por qué el brasileño era una de las más codiciadas piezas del mercado durante tantos años. El 11 azulgrana, tras el 'hat-trick' ante el Celtic, ha hecho los dos goles en el 2-1 del Barça ante el Villarreal para que los del Tata Martino sumen tres puntos de oro.

Jorge Bautista | Madrid
| 14/12/2013
Neymar apunta con sus dedos al cielo

Neymar apunta con sus dedos al cielo / Getty Images

A falta de Messi, perfecto es tener a Neymar. Esa es la idea que sobrevuela el Camp Nou desde la lesión del argentino y desde la eclosión definitiva del brasileño. El 11 azulgrana ha vuelto a ser el absoluto protagonista en la victoria por 2-1 de los suyos ante el Villarreal al anotar los dos tantos culés en un partido que cerca estuvo de complicársele a los del Tata Martino.

Un partido entre dos equipos que llevaban ya bastante tiempo sin verse las caras por el paso, breve paso, del Villarreal por Segunda. Quizá eso pasó factura a los amarillos, quizá esa estancia en el 'infierno' les hizo encarar con un elevado respeto su duelo en el Camp Nou y olvidar esas temporadas en las que encaraban sin miedo sus choques ante los culés.

Porque el cuadro de Marcelino salió a reservar. Salió a esperar atrá al rival y a ver cómo el Barça tocaba y tocaba la bola. Bien es cierto que salvo el tiro al poste de Song tras el saque de un corner la idea parecía salir bien, pero también es cierto que al Barcelona no puedes dejarle a su aire. No puedes dejarle volar por el césped.

Volar no volaban, porque la profundidad brillaba por su total ausencia. Y mientras Asenjo vivía relativamente tranquilo fue al Villarreal al que comenzaron a salirle las alas gracias a Giovani, que puso en un aprieto a la zaga azulgrana. Pero cuando más se animaron los de Marcelino llegó el tanto de Neymar.

De penalti, eso sí. Un penalti claro. Un penalti bien lanzado que descolocó a los de Castellón y que hizo que el partido comenzara a vibrar. A ser eléctrico. Y que comenzara también a sacar a relucir el brillo del mejor Barça con un Alexis que de no ser por la espectacular parada de Sergio Asenjo habría puesto el 2-0 en el luminoso.

Vital pudo ser ese fallo. Porque en cuanto se reanudó el partido y comenzó la segunda parte Musacchio puso el empate a uno tras un saque de esquina al adelantarse a un desconcertado Bartra. El empate hizo quitarse las legañas a todos y por fin se empezó a ver ritmo en el Camp Nou.

Por fin hubo acción. El Villarreal adelantó sus líneas de presión y comenzó a correr. Comenzó a poner en apuros a un Barça que tampoco se quedó atrás. Porque el Barça también se animó, tocando con más velocidad la pelota y llegando al área, y a la portería, de un Asenjo colosal.

El segundo llegó. Pero si no llegó antes fue porque Sergio detuvo a los azulgranas tanto por arriba como por abajo. Usando las manos y los pies. Nada pudo hacer eso sí con el segundo de Neymar, segundo gol que llegó tras un preciso y precioso pase de Cesc a Alexis y con el brasileño marcando a puerta vacía.

A partir de ese instante, fútbol control del Barça y locura del Villarreal. Control porque era un 2-1; locura porque se quería un 2-2. Neymar y Pedro aprovecharon, o intentaron aprovechar, los huecos que los amarillos dejaban creando ocasiones varias y claras que pudieron perforar las redes de Asenjo. No fue así, pero el marcador final es suficiente para que el Barça sume tres puntos de oro para abrir brecha con el Real Madrid.