Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar, recoger datos estadísticos y mostrarle publicidad relevante. Si continúa navegando, está aceptando su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en política de cookies.

Disfruta de la app de Onda Cero en tu móvil.

EL ITALIANO TIRÓ AL CATALÁN DE UNA PATADA

Marc Márquez: "Rossi sigue siendo mi ídolo, pero le he perdido el respeto"

Marc Márquez, piloto español de Repsol Honda, sufrió un percance en carrera con Valentino Rossi, quien le dio una patada en la moto y le tiró al suelo. Sobre estos incidentes, Márquez se ha mostrado indignado: "Rossi sigue siendo un ídolo pero le he perdido el respeto. Y creo que también bastante gente".

Efe | Madrid | 25/10/2015

Valentino Rossi y Marc Márquez en rueda de prensa

Valentino Rossi y Marc Márquez en rueda de prensa / Getty Images

El español Marc Márquez, que no pudo concluir el Gran Premio de Malasia de MotoGP al sufrir un percance con el italiano Valentino Rossi, fue contundente al hablar sobre Rossi, al que sigue considerando un ídolo, pero que con esta situación le ha perdido "el respeto". "Y creo que también bastante gente...".

"Hay muchos puntos de vista en las imágenes, desde atrás, desde delante, desde el helicóptero y se ve claro, yo desde dentro explico también lo que se ve desde la tele". "Estábamos teniendo bastantes adelantamientos con Valentino, hasta que hemos llegado a la curva catorce y he escuchado la Yamaha, he levantado la moto como siempre, para intentar dejarle pasar y prepararme la salida, pero ahí es cuando él ha mantenido la moto recta", explica sobre el percance Márquez.

"Yo no he querido entrar en contacto con él y he querido esperar a ver qué pasaba, me ha mirado dos veces y no entendía muy bien qué pasaba, hasta que he visto que sacaba la pierna y me ha dado una patada que me ha bloqueado el freno delantero y esto me ha hecho caer", agregó el piloto de Repsol. Sobre la sanción impuesta al italiano dijo: "Es una sanción de Dirección de Carrera, pero lo que yo sé es que, mientras estaba en mi taller, afortunadamente bien físicamente, él estaba aún rodando en la pista".

En cuanto al desarrollo de la carrera hasta ese momento, Marc Márquez explicó: "La primera vez que me ha pasado, yo estaba preocupado porque no tenía buenas sensaciones y en esas vueltas estaba intentando ir un poco más fino y me ha pasado y he estado media vuelta detrás de él". "He visto que podía ir más rápido y he decidido pasarle y ahí hemos empezado a pasarnos varias veces, siempre sin contacto y cuando veía que se podía y que estaba claro, cosa que él a veces me pasaba largo, se iba y volvía y yo lo que quería era llegar a los de delante, porque sabía que en la segunda parte de carrera iría fuerte", aseguró Marc Márquez.

"No sé en qué momento me ha pasado en la curva siete que casi me voy fuera ya y cuando hemos salido de esa curva me ha hecho algo con la mano, pero a mí no me condiciona, porque yo estaba intentando hacer podio y mi carrera", reconoció el piloto. "Cuando vino contra mí, no entendía lo que buscaba, porque quería cazar al grupo de delante y me he visto con posibilidades de hacerlo y no lo entendía, hasta que me ha soltado la patada y cuando estaba en el suelo, lo primero que he pensado ha sido coger la moto y continuar, pero la estribera estaba rota y él ha seguido la carrera", comentó decepcionado Márquez.

Sobre la acción de la patada, Marc Márquez fue sincero al asegurar que no sabía "si se puede pensar eso encima de la moto". "He visto que ha soltado la patada, me ha mirado dos veces y sabía bien dónde estaba. Se ve por la tele". "Este es un deporte en el que te juegas la vida y hay un riesgo y puede haber incidentes de carrera y toques que se pueden llegar a entender, pero lo que no entenderé y no me entra en la cabeza es soltar una patada en mitad de una carrera. Esto en el fútbol es tarjeta roja y aquí la sanción ha sido de tres puntos", comentó indignado Marc Márquez.

Los momentos vividos cuando han sido llamados por Dirección de carrera no han debido de ser demasiado buenos y el piloto de Repsol Honda los resumió: "No ha sido muy bonito y prefiero no decir lo que me ha dicho". "Para mí ha sido una agresión que me ha mandado al suelo y con la que he acabado con cero puntos, mientras él ha conseguido dieciséis puntos y saldrá último en Valencia, pero sabe que con una MotoGP en tres vueltas estará cuarto otra vez", afirmó indignado Márquez.

"El año que ha hecho -por Valentino Rossi- es para ser un justo campeón, pero después de esta acción no se lo merece. Pensaba ¡por favor, que lo hayan grabado!, he visto la patada en la mano, con la mala fortuna de que me ha bloqueado el freno y me he caído", dijo el piloto de Repsol.

"Físicamente estoy bien porque íbamos a poca velocidad, pero una caída de estas, seca, te puede hacer daño, como pasó en Jerez con Hanika (le rompió la clavícula a Guevara al tirarle intencionadamente con la carrera ya acabada). No estuvo bien lo que hizo Hanika, pero no soltó ninguna extremidad", aseguró Márquez, quien reconoció que su relación con Valentino "cambiará un poco".