Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar, recoger datos estadísticos y mostrarle publicidad relevante. Si continúa navegando, está aceptando su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en política de cookies.

Disfruta de la app de Onda Cero en tu móvil.

El monólogo de Carlos Alsina, versión risas

OPINIÓN

Monólogo de Alsina: "El ministro de Fomento se aparta y le pone una vela a la Virgen de la Estiba"

En castizo esto se dice "adelante con los faroles". Luis de Guindos, que es madrileño, la hizo suya ayer en el Parlamento. Si los grupos de la oposición quieren comisión de investigación sobre Bankia —que, en efecto, la quieren— sea. Que la haya. Pero una comisión de largo alcance. Que examine no sólo la salida a bolsa y el rescate con dinero público que se hizo un año después, sino lo que había sucedido antes. El desfondamiento de las cajas de ahorro, entrampadas con créditos irrecuperables al sector inmobiliario, y la forma en que el gobierno de entonces, el de Zapatero, se empeñó en poner parches y paños calientes que lejos de resolver el problema lo agravaron.

El monólogo de Carlos Alsina, versión risas

OPINIÓN

Monólogo de Alsina: "Iglesias prometió unidad y humildad, justo de lo que ha demostrado carecer Podemos en Vistalegre II"

En este Día Mundial de la Radio, que deseo que celebren todos ustedes escuchándola. Escuchándola mucho y celebrando la diversidad que felizmente nos adorna. La variedad de emisoras, de programas, de locutores, de estilos, de intenciones, igual un poco menos de variedad de géneros, se lo admito, pero variedad también de canales para que la palabra y la música llegue hasta ustedes. La palabra, que viaja hasta donde usted se encuentra para que pueda escucharla casi a la vez que yo la estoy pronunciando. La palabra y la música. Ésa era la esencia del invento hace cien años y ésa sigue siendo hoy su esencia.

El monólogo de Carlos Alsina, versión risas

OPINIÓN

Monólogo de Alsina: "El insólito Trump denuncia la politización de los jueces presionando a los jueces"

Sabíamos que Donald Trump presume de decir lo que le da la gana y que la corrección política le produce arcadas, pero no era fácil prever que alcanzara tal grado de desahogo. Su empeño en condicionar, desde la presidencia de los Estados Unidos, la decisión que han de tomar tres jueces de un tribunal de apelaciones es un escándalo político en su mismo. La descarada presión de un presidente que pone bajo sospecha a todo el que se atreva, no ya a llevarle la contraria, sino a expresar sus dudas sobre la legalidad de las decisiones que ha tomado.