Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar, recoger datos estadísticos y mostrarle publicidad relevante. Si continúa navegando, está aceptando su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en política de cookies.

Disfruta de la app de Onda Cero en tu móvil.

Tras plantear prohibir la entrada en EE.UU. a todos los musulmanes

Donald Trump quiere cerrar internet

La última salida de tono de Donald Trump, precandidato republicano a la Casa Blanca es cerrar internet. Si haberse aplacado aún la indignación tras plantear prohibir la entrada en EE.UU. a todos los musulmanes, Trump defiende ahora el cierre de Internet para que los terroristas no puedan coordinarse ni difundir sus ideas.

ondacero.es | Madrid | Actualizado el 09/12/2015 a las 22:22 horas

El candidato a la presidencia de EEUU, Donald Trump.

El candidato a la presidencia de EEUU, Donald Trump. / Agencias

En sus mítines le aclaman hasta cuando sugiere cerrar o controlar Internet después de su más provocadora propuesta de un “completo cierre de fronteras a los musulmanes que quieran entrar en suelo estadounidense hasta que se aclare qué está pasando”.

Trump ya ha aclarado que su propuesta no se aplicaría a los ciudadanos norteamericanos, pero sí a todos los demás musulmanes del mundo, que tendrían que confesar su religión al mostrar el pasaporte en el control fronterizo.

El presidente Barack Obama y el partido demócrata ya habían contado con una estrategia muy diferente. “Para derrotar al terrorismo debemos contar con las comunidades musulmanas como aliadas, no empujarlas por sospechar de ellas”, dijo Obama.

El Partido Republicano también se opone. “No es lo que propone nuestro partido”, asegura Paul Ryan, líder en el Congreso. También se oponen otros candidatos, aunque Ted Cruz felicita a Trump “por hablar claro y pensar cómo proteger nuestras fronteras”.

Todo el mundo pensaba que la candidatura de Trump se vendría abajo, indica José Ángel Abad, corresponsal de Antena 3 Noticias en Estados Unidos. Y resultado que ahora podría ser, aunque sigue siendo difícil, el candidato republicano.

Ganar las elecciones frente a la probable candidata demócrata Hillary Clinton sería mucho más difícil siendo tan radical, a menos que la opinión pública estadounidense tuviese alguna razón para seguir radicalizándose.