Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar, recoger datos estadísticos y mostrarle publicidad relevante. Si continúa navegando, está aceptando su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en política de cookies.

Disfruta de la app de Onda Cero en tu móvil.

LIGA BBVA JORNADA 26 | BARCELONA - RAYO

El Barcelona busca tomarse el vermú vestido de líder a costa del Rayo

El mismo Barça que se hundió en Anoeta puede dormir líder tras terminarse la jornada 26 de la Liga BBVA. Los azulgranas, si ganan al Rayo Vallecano, se colocarían en lo más alto de la clasificación y superarían a un Real Madrid que todavía tiene que visitar el Camp Nou. Eso sí, enfrente estará un equipo sin miedo y un horario, las doce de la mañana, muy desconocido para los de Luis Enrique.

Jorge Bautista | Madrid | Actualizado el 07/05/2015 a las 21:26 horas

Iniesta lucha ante Aquino

Iniesta lucha ante Aquino / Getty Images

Qué difícil es prever qué va a pasar en una competición tan larga como es la Liga BBVA. Si primero parecía que el Barça iba a ser imparable y a final de 2014 era el Real Madrid el que tenía todo en su mano para levantar el título, todo ha cambiado en tan sólo dos meses. Y es que mientras que los madridistas están en caída libre los azulgranas pueden terminar la jornada 26 del campeonato en el liderato. Quién se lo iba a haber dicho a principios de año...

Sí, así cambian las cosas. Los que parecía que se hundían y que terminarían en blanco una temporada más ahora están más cerca que nunca de poner de cara un torneo que premia la regularidad. Los catalanes van en vuelo, y desde que cayesen en Anoeta, salvo el traspiés ante el Málaga, no han parado de ganar. De sumar de tres en tres. De no rendirse y de gracias a eso tener a tiro de una victoria el primer puesto e la clasificación.

Y todavía queda que el Real Madrid visite el Camp Nou, partido que ahora más que nunca puede ser crucial para el devenir de la Liga BBVA. Quién habría pensado que los blancos perderían cuatro puntos en dos encuentros. Y quién habría pensado, viendo cómo terminaron 2014, que se jugarían más de medio título en el campo del eterno rival. Pero así es, y es que la alegría que estaba instalada en el Santiago Bernabéu se ha marchado a Barcelona. Hasta pueden ganar el triplete.

Primero hay que jugar
Pero claro, todo esto es palabrería. Todo esto es y será papel mojado si los azulgranas no cumplen y no hacen los deberes. Espera el Rayo Vallecano, en un horario tan raro como peligroso para un Barça que no está acostumbrado a 'madrugar' para jugar al fútbol. A las doce de la mañana se enfrentan ambos, y si en ocasiones la siesta de las cuatro de la tarde les ha jugado una mala pasada a los catalanes, a saber si les pasa factura esto de ser los 'primeros' del domingo.

Además, el tridente ofensivo de Luis Enrique se quedará sin una pieza, pues Neymar no disputará el envite por acumulación de tarjetas. Eso sí, Messi y Luis Suárez sí están, y también Pedro, que tiene una oportunidad de oro para reivindicar su talento. También podrá ser opción para otros jugadores, debido a la cercanía del partido de la Copa del Rey ante el Villarreal que les valió su pase a la final de la competición.

Un Rayo sin miedo
Mucho ojo con este encuentro, porque tiene todos los ingredientes para ser uno de los llamados 'partidos trampa'. Y es que a todos estos ingredientes se les suma otro, que es el rival. Un rival que quizá por nombre no diga mucho, pero por actitud dice bastante. El Rayo Vallecano de Paco Jémez podrá gustar más o gustar menos, podrá sumar más o menos puntos, pero su atrevimiento y su valentía está fuera de toda duda. No tienen miedo, y eso es peligroso para un grande.

Llegan de ganar, de hacerlo bien y con goleada incluida. Con un goleador incluido, pues Alberto Bueno pisará el Camp Nou sabiendo que le marcó cuatro goles en 15 minutos al Levante. Así que sería peligroso para el Barça pensar que ya son líderes sin haber disputado 90 minutos ante el Rayo Vallecano. Tocará jugar y competir. Y despertarse a tiempo, porque para seguir las andanzas de los culés habrá que 'madrugar' un domingo. A las doce empieza el partido. A las dos puede ser líder el Barcelona.