Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar, recoger datos estadísticos y mostrarle publicidad relevante. Si continúa navegando, está aceptando su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en política de cookies.

Disfruta de la app de Onda Cero en tu móvil.

EL COMENTARIO DE DE LA MORENA

José Ramón de la Morena: "Villa deja el fútbol, pero el fútbol nunca dejará a Villa"

Villa ha anunciado que deja el fútbol, lo hizo ayer desde Japón, poco antes de estas horas matinales en España. Con él se cae un eslabón más de la cadena de oro de futbolistas que nos consiguieron dos Eurocopas y un Mundial.

José Ramón de la Morena
  Madrid | 14/11/2019

Un tanto introvertido, pero cercano, David Villa ha sido un futbolista valiente. Cuando más discutida estaba la salida de Raúl de la selección, porque Luis Aragonés dejó de convocarle, Villa se puso el 7 a la espalda sin complejos y con atrevimiento. Se retira siendo, hasta el momento, el máximo goleador de la selección con 59 goles. Anoche me recordaba las ciudades y los clubs por los que pasó y fue feliz: Gijón, Zaragoza, Valencia, Barcelona y Madrid.

En el Barça se comentó mucho que Leo Messi le orillaba porque Villa se anticipaba en muchos goles, que posiblemente Messi también quería, pero Villa me dijo que no tuvo problemas con Messi. Después llegó al Atlético de Madrid, y aun le dio tiempo para ganar una liga con Simeone. Y a partir de ahí, recorrió el mundo desde Australia a Estados Unidos para terminar ahora en Japón en el Kobe de Iniesta, donde van a jugar próximamente las semifinales de Copa, que es el título con el que quiere retirarse, para vivir en Madrid, y promocionar su empresa de promociones futbolísticas.

Tengo muchos recuerdos de Villa, entre ellos las botas de la Eurocopa de Viena, pero el mejor recuerdo me lo dejó una noche en la radio, después de una tragedia en una mina de Pola de Gordón, en León. Y él me explicó los sufrimientos y la angustia en su casa, porque es hijo de minero. Y conocía el amargo sabor de la tragedia cercana y el olor del grisú y del carbón…mezclados con el sudor y las lágrimas. Villa deja el fútbol, pero el fútbol nunca dejará a Villa.