Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar, recoger datos estadísticos y mostrarle publicidad relevante. Si continúa navegando, está aceptando su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en política de cookies.

Disfruta de la app de Onda Cero en tu móvil.

EL COMENTARIO DE DE LA MORENA

José Ramón de la Morena: "Hemos mejorado con el VAR, pero cuando no señalan los errores, les hace muy sospechosos"

Los dos árbitros que dirigen el estamento arbitral, presentaron su particular balance de esta primera parte de la temporada de fútbol. Reconozcamos que en eso han mejorado. En formas y explicaciones, son otras, no es la brutalidad estúpida de los tiempos de Villar con Sánchez Arminio haciéndole de sicario.

José Ramón de la Morena
  Madrid | 16/01/2020

Pero ese estamento continúa sumido en códigos tan extraños como sospechosos, que llegan a convertirlo en una especie de secta. Solo se explica lo que ellos quieren, no lo que interesa, no se reconocen errores concretos ni se señalan ejemplos. No sabemos quiénes son los mejores árbitros hasta el momento, ni tampoco los peores. Eso solo lo saben los tres o cuatro que manejan el tinglado, y ellos dirán después quiénes suben a primera y quiénes bajan a segunda, y a quién le hacen internacional. Todo eso continúa siendo hermético.

El VAR es un adelanto técnico, que indudablemente corrige errores y evita injusticias, pero se puede y se debe mejorar, con especialistas que conozcan el fútbol, exfutbolistas o entrenadores, pero no permiten que nadie meta la mano en su puchero, porque lo consideran exclusivamente suyo, y por eso entre ellos no se corrigen los unos a los otros, siempre son errores generales, como si no se equivocase ninguno, y mucho menos los que lo ven en la televisión del VAR.

El reglamento continúa cada vez más disperso e interpretativo, porque nadie tenemos todavía claro cuando una mano es penalti y cuando no, porque cada uno de ellos lo interpreta a su manera. Hemos mejorado con el VAR, pero la credibilidad en el estamento la estamos perdiendo, porque los errores instantáneos son asumibles, pero cuando lo ven claramente en la televisión del VAR, y no lo señalan, eso les hace muy sospechosos. Cada vez más.