Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar, recoger datos estadísticos y mostrarle publicidad relevante. Si continúa navegando, está aceptando su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en política de cookies.

Disfruta de la app de Onda Cero en tu móvil.

LA BRÚJULA

El cuaderno de Chapu: Veintipocos años

Traigo el cuaderno descarnado. Nos hemos perdido los sanfermines y hoy nos hemos perdido la rueda de prensa después del Consejo de Ministros.

ondacero.es
   | 03/07/2020

Me ha faltado este viernes el acento andaluz de María José Montero como el eco del atardecer en Matalascañas. Se meten mucho con el acento andaluz de la portavoz. A mí me gusta que hable con acento andaluz y también me gusta que use el castellano correctamente, claro. Se puede hablar bien con acento andaluz. Sánchez, como esdrújula, nos privó de las ruedas de prensa de celar de Quino y ahora nos quita las ruedas de prensa de los viernes.

Ojo, que si Sánchez elimina las comparecencias tras el Consejo de Ministros corre el riesgo de que nos enteremos de lo que ha pasado en el Consejo de Ministros. También vamos sabiendo dolorosamente de la tarjeta SIM de Dina Busso. Sola y con mi tarjeta destruida quiero llegar a casa. Pablo Iglesias ha admitido hoy que no se la devolvió por no someterla a más presión, pues era una mujer de veintipocos años. Abrirle la puerta a una mujer es heteropatriarcado, pero quedarte con una SIM con sus fotos íntimas es protegerla porque es joven y chica.

Iglesias A la mujer le da el PowerVR, pero no la tarjeta SIM. Si tiene veintipocos años, yo con 20 y con veintipocos años enterré a mi padre. Emigré, me busqué la vida, aprendí a escribir de aquella manera. Encontré mi primer trabajo. Tenía un pelazo. Iglesias pedía gente joven en política y ahora no sé. A partir de cuántos años considera a las mujeres mayorcitos? Cuando una mujer se convierte en señor, Iglesias en dueña de su destino? O es que se quedó con su tarjeta con fotos íntimas por ser mujer y se la hubiera devuelto de haber sido, no sé, un hombre.