Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar, recoger datos estadísticos y mostrarle publicidad relevante. Si continúa navegando, está aceptando su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en política de cookies.

Disfruta de la app de Onda Cero en tu móvil.

Opinión en la brújula

La carta de Ónega a María Gámez: "Cuide a los Guardias Civiles, son nuestros ángeles de la Guarda"

Buenas noches a María Gámez, nueva directora general de la Guardia Civil. Este escribidor tiene la suficiente edad y algo de memoria para recordar una imagen entrañable: las primeras mujeres con tricornio; las primeras mujeres con el venerable uniforme de la Guardia Civil.

Fernando Ónega
 |  Madrid | 17/01/2020

Fue hace mucho tiempo, más de 30 años, todavía con Felipe González en la presidencia, cuando un grupo de casi 200 mujeres ingresaban en la Academia de Baeza para ser guardias civiles. En aquella España sonaba raro. Estábamos acostumbrados al guardia civil macho y rural. Pero fue uno de los primeros pasos en el camino de la igualdad y la revolución de la mujer.

Y hoy, usted, María Gámez, es la primera mujer que dirige a la Guardia Civil, un cuerpo armado de mucha historia y alto honor. Al dirigirme a usted por primera vez, déjeme que cuente a los oyentes cómo la presenta el diario La Vanguardia: "portento intelectual, funcionaria experta, socialista tenaz y comprometida".

Leído esto, tengo que felicitar a la Benemérita por el nombramiento de persona tan respetada. Y algún día escribiré algo parecido a una novela para la que ya tengo título: "La hija del farero". Sí, María Gámez: la pequeña de once hermanos, todos hijos de un farero que tenía que alimentar a once bocas y no había dinero para tanto.

Pero los designios del destino existen, señora Gámez. Y un día un benefactor anónimo se presentó en su colegio de monjas: "quiero pagar los estudios de la alumna más aventajada" y las monjas dieron su nombre. Usted, María, nunca supo quién era su salvador. Pero ese hombre ayudó a aflorar un talento. Solo por eso, su biografía me emociona.

Deseo, María, necesitamos, que la suerte le siga acompañando. Va a dirigir un cuerpo armado excepcional. A 80.000 hombres y mujeres ejemplares que silenciosamente, pero eficazmente, están en todo: en el rescate de montaña, salvando migrantes en el mar, investigando delitos, protegiendo la naturaleza, en la Agrupación de Tráfico, en la lucha contra el narco, odiando el delito y compadeciendo al delincuente.

Cúidelos, directora. Son de lo mejor que tenemos en España. ¿Cuántas vidas les deberemos? Seguro que miles de vidas. Son nuestros ángeles de la Guarda. Y desde hoy, usted, María Gámez, la guardesa mayor.