Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar, recoger datos estadísticos y mostrarle publicidad relevante. Si continúa navegando, está aceptando su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en política de cookies.

Disfruta de la app de Onda Cero en tu móvil.

EN LA BRÚJULA

La carta de Ónega: El fantasma del relator

Y permíteme dar las buenas noches a un fantasma. No tiene nombre propio y es probable que nunca lo tenga, pero sabemos quién es: es el relator, también llamado por algunos el mediador. Su caso es eso que se dice siempre: si Torra gana su apuesta, usted será el relator, pero todavía no lo sabe.

ondacero.es
  Madrid | 18/02/2020

Es la figura que propone el Molt Honorable y Molt inhabilitado señor Torra para estar presente en la mesa de negociación con el gobierno de España que algún día se montará. Ya fue utilizado usted en anteriores oportunidades de diálogo, porque el presidente de la Generalitat no es nada sin su fantasmagórica existencia. El gobierno central dijo que no, pero Torra oye la palabra negociación y le sale como un resorte: ¡ostrás, el relator! ¡Ostrás, el mediador! Como don Joaquim se considera el presidente de su república, aunque no llegue ni a virtual, se dispone a hablar con los representantes del Estado español, y eso hay que hacerlo con toda solemnidad y cuidado en las formas.

En las relaciones entre estados, nada mejor que una persona o así, que levante acta de lo hablado, difunda su versión y, si es posible, proclame al bueno y al malo, al ganador y al derrotado, procurando que el bueno sea Torra y el ganador, por supuesto, el independentismo catalán. Aunque, por lo leído hoy, a lo mejor usted es una disculpa para que no haya mesa de negociación. Como Torra sabe que el gobierno español no lo acepta ni lo puede aceptar; como sabe también que Esquerra no quiere romper con Sánchez por ese fantasma, y como sabe que a lo mejor hay un acuerdo, le saca a usted, fantasma, para fastidiar la película. No sea que haya acuerdo y papá Puigdemont se quede

sin argumento para su novela de perseguido. De momento, dejó hecho trizas el calendario, porque febrero se agota, y febrero era el mes apalabrado. Señor relator-mediador: llámese como se llame, me temo que se va a quedar sin ese empleo. Así que siga usted de fantasma. Y si Torra le ha prometido algo, busque un abogado para reclamar indemnización. El primer fantasma indemnizado de la historia.