Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar, recoger datos estadísticos y mostrarle publicidad relevante. Si continúa navegando, está aceptando su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en política de cookies.

Disfruta de la app de Onda Cero en tu móvil.

LA BRÚJULA

La carta de Ónega al burro de Talavera: "¡Gran imagen la de Greta entrando sobre ti en la Cumbre de Madrid!"

Buenas noches a un burro de Talavera de la Reina que puede convertirse en el jumento más televisado de la historia del sector pollino. No sé cómo te llamas, borrico, aunque estoy seguro de que tienes un nombre.

ondacero.es
  Madrid | 04/12/2019

A estas horas debes estar durmiendo y espero que tu amo te ponga la radio, porque debe ser la primera vez que alguien te dirige una carta. Y no sé si te lo han dicho, porque pocos dan noticias a los burros, pero estás en un tris de competir en fama con el jumento de Sancho Panza. Es que la Asociación de Vecinos Fray Hernando de Talavera ha tenido la idea más luminosa de toda la Cumbre del Clima: ofrecerte a Greta Thunberg para que seas su medio de transporte desde Lisboa a Madrid. Ya sabes, querido animal, que una de las grandes incógnitas de la Humanidad es cómo debe hacer el viaje esa chica para no contaminar. Se habló del tren, pero un tren tiene que atravesar Extremadura y no saben cómo es el tren de Extremadura.

Se habló del coche eléctrico, pero también tiene problemas. El avión ni se contempla. Así que te toca a ti, borrico talaverano. Gran idea. Por mail le escribo a Greta para decirle que te acepte. Es posible que ella, aunque es tan ecologista, no sepa lo que es un burro. Ignoro cómo anda de burros Suecia. Pero tú y yo, querido rucio, sabemos lo importante que eres para la solución del calentamiento. Aunque a veces se te escape alguna ventosidad, no sueltas ni la mitad de metano que tus amigas las vacas. No consumes gasolina ni hay que enchufarte a la red. Resultas un poco lento por falta de reprís, pero más lento ha sido cruzar el Atlántico en catamarán. Y te espera un recorrido glorioso.

¿Te imaginas pasando por los pueblos con Greta, tú mismo firmando autógrafos, haciéndote selfis y descubriendo placas que dirán para la historia: por aquí pasó el burro de Greta Thunberg? Acepta, borrico, que yo convenceré a Greta. Y si hay que prolongar la Cumbre del Clima para que lleguéis a tiempo, se prolonga, que aquí prolongamos incluso la vida de los gobiernos. El problema logístico de tu traslado a Lisboa seguro que lo resuelven los negociadores de Esquerra. ¡Y qué gran imagen la de Greta entrando sobre ti en la Cumbre de Madrid! Sería, Dios me lo perdone, como la de Jesús entrando en Jerusalén el Domingo de Ramos. Pero con televisión.