Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar, recoger datos estadísticos y mostrarle publicidad relevante. Si continúa navegando, está aceptando su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en política de cookies.

Disfruta de la app de Onda Cero en tu móvil.

Día Mundial de los Cuidados Paliativos

La mitad de los enfermos terminales muere con dolor por falta de paliativos

El presidente de la Sociedad Española de Cuidados Paliativos (Secpal), Álvaro Gándara, ha asegurado hoy que casi la mitad de los enfermos en España "muere mal", con dolor, con sufrimiento espiritual y psicológico, y a veces con tratamientos que se encarnizan por la falta de unidades de cuidados paliativos.

EFE | Madrid
| 07/10/2015
Cuidados paliativos

Cuidados paliativos / agencias

Así lo ha manifestado hoy en una rueda de presa en la Asociación Española contra el Cáncer (AECC), con motivo del Día Mundial de los Cuidados Paliativos que se celebra el 10 de octubre, y en la que ha pedido al Gobierno que invierta más en esta disciplina médica, en contratación de personal y en formación.

"Estoy convencido de que en los hospitales donde no hay servicios de paliativos se muere peor que en los hospitales en los que los hay", ha asegurado este experto, quien ha lamentado que al enfermo crónico avanzado se le atienda desde el punto de vista curativo con tratamientos a veces encarnizados, porque los médicos "no tienen la cultura del cuidar".

Ha aludido al índice de calidad de muerte de The Economist, que sitúa a España en el puesto 23, "prácticamente el último del mundo occidental", una cifra "bastante pobre" tendiendo en cuenta que España es líder en trasplantes.

"Si no se invierte, no se puede mejorar", ha señalado a los medios Gándara, que ha subrayado que los cuidados paliativos son una disciplina médica y científica que requieren una inversión -que no ha aumentado prácticamente nada en los últimos 7 años-, que se contraten médicos, enfermeros y trabajadores sociales.

Ante esta situación, la AECC y la Secpal han impulsado un documento al que se han adherido más de 60 entidades médicas en el que piden un compromiso social para mejorar la atención de las personas al final de la vida.