Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar, recoger datos estadísticos y mostrarle publicidad relevante. Si continúa navegando, está aceptando su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en política de cookies.

Disfruta de la app de Onda Cero en tu móvil.

EL ÁREA MEDITERRÁNEA, CADA VEZ SERÁ MÁS SECA.

En 2100 el nivel del mar podría haber aumentado un metro, con consecuencias impredecibles

Anny Cazenave, Premio BBVA Fronteras del Conocimiento, en la categoría de Cambio Climático, junto con los profesores John A. Church y Jonathan Gregory, habla en Onda Cero.

Paco Paniagua
  Madrid | 17/06/2019

Es una de las grandes exponentes del panorama científico actual y una de las voces más autorizadas sobre cambio climático. Miembro de las Academias francesa y norteamericana de Ciencia, sus estudios sobre mediciones del nivel del mar mediante el uso de satélites, nos están dando luz sobre lo que nos queda por ver en materia de calentamiento de la Tierra, si no ponemos remedio. Es relativamente optimista con el comportamiento humano y la emisión de gases contaminantes y anima encarecidamente a las jóvenes estudiantes a hacerse científicas. Sin miedos. Porque está segura de que son capaces de ser grandes investigadoras.

P.- Las mediciones que usted y su equipo vienen realizando desde hace años sobre los niveles de crecimiento del nivel del mar, son muy descorazonadoras. Las aguas suben hasta 25 cm al año en algunos puntos del planeta. ¿Qué consecuencias va a tener este aumento del nivel del mar? ¿En cuántos años estaremos en un punto donde ya no haya vuelta atrás?

R.- Lo que puedo decir, por el momento, es que la situación no es tan terrorífica. La tasa de aumento del nivel del mar, en relación al calentamiento global, es todavía modesta. Es decir, ese aumento es de unos 10 cm a escala global y así ha sido en los últimos 25 años. Podemos decir que este incremento del nivel del mar comenzó a aumentar, poco a poco, en el siglo anterior y ahora se ha ido acelerando. Pero todavía podemos decir que se trata de un aumento modesto. Sin embargo, este aumento del nivel del mar, seguirá creciendo en las siguientes décadas y siglos y podríamos llegar en 2100 a un aumento de 1 metro o más del nivel del mar. Pero todo ello depende de nosotros y de las emisiones de gases de efecto invernadero que produzcamos en el futuro.

P.- Usted afirma que es optimista en cuanto a lo que podemos hacer cada uno de nosotros por contaminar menos. Se dan situaciones, como la recientemente ocurrida en Madrid, donde la alcaldesa que puso en marcha el cierre del centro de la ciudad a los coches, sin embargo ha perdido la alcaldía. Muchos conductores y también comerciantes, estaban enfadados por no poder acceder en sus vehículos hasta las tiendas o los restaurantes y hay datos de descenso de ventas en muchos negocios. ¿Cómo podemos combinar la lucha contra la contaminación y el derecho a una movilidad de los ciudadanos?

R.- Puedo entender esta situación porque el problema es muy similar en Francia. Por ejemplo en Toulouse, la ciudad donde yo vivo, el tráfico es horrible y todo el mundo utiliza su coche particular. Y esto ocurre porque no hay transporte suficiente. No conozco la situación de Madrid, pero yo creo que se solucionaría con transporte público suficiente y así las personas no estarían obligadas a coger sus coches privados. Yo creo que esta sería una buena manera de reducir las emisiones de gases de efecto invernadero. Estoy hablando del transporte en general, que constituye la tercera parte de las emisiones de gases de efecto invernadero de todo el mundo. Por lo tanto, estaríamos hablando de una decisión política, para que la gente no tenga que utilizar su propio vehículo. Cuando lo hace, suele ser porque no tienen otras opciones de ir a sus trabajos. Creo que tenemos que promover el transporte público y todo ello consiste en una decisión política.

P.- ¿Cómo es su trabajo? ¿Cómo consiguen ustedes, en su laboratorio, medir el aumento del nivel del mar?

R.- La medición principal que hacemos con el satélite, consiste en un sistema tipo radar; como los radares que tienen los aviones o los automóviles. Este satélite del que estoy hablando, emite una señal al mar, al océano que se refleja en su superficie y que luego vuelve al satélite. Y comprobamos el tiempo total y así podemos deducir cuál es la distancia, la altitud, etc. Es un proceso más complicado de como lo estoy explicando, pero el parámetro, para que lo entiendan los ciudadanos, es ese. Es decir, se establece una topografía de la superficie marina y además podemos establecer cuál es la evolución del aumento del nivel del mar, que es lo que principalmente estudiamos. Este satélite cubre la superficie mundial en un par de días y vuelve a sobrevolar las mismas zonas una y otra vez, hasta cubrir todo el océano en aproximadamente 10 días. Así computamos cuál es el crecimiento del nivel del mar, a lo largo del tiempo.

P.- España es uno de los países donde las previsiones de desertificación son peores, sobre todo en el área mediterránea. ¿Qué expectativas manejan ustedes, los científicos?

R.- Es una de las consecuencias del calentamiento global, relacionado con las emisiones de efecto invernadero, pero hay diversas consecuencias a partir de este fenómeno. En primer lugar, con las observaciones que hacemos y con los diferentes modelos de clima que tenemos, sí que hemos podido observar que la zona de Mediterráneo -una zona que ya era seca- es cada vez más seca. Pues he decir que esta característica seguirá aumentando en el futuro. Sin embargo, si nos vamos a la latitud más al norte -el norte de Europa- será una zona cada vez más húmeda. Por lo tanto, lo que podemos decir es que el calentamiento global está haciendo que estos contrastes entre unas zonas y otras, aumenten cada vez más. Pero es una consecuencia diferente al aumento del nivel del mar y no está directamente relacionado con los cambios en las temperaturas, ni con el aumento de la sequedad.

Pero, definitivamente, podríamos decir que esas zonas que ahora son más áridas, más secas, lo seguirán siendo y seguirá aumentando en el futuro, ya que la latitud también está aumentando. En el sur de Francia la situación es similar, aunque en el sur de España la situación es aún peor.

P.- Es España, un 48% de los estudiantes de Bachillerato, según un estudio reciente, no saben qué quieren seguir estudiando. Y seguimos viendo modelos tradicionales a la hora de elegir las carreras, por sexos. ¿Qué mensaje traslada las chicas que estén pensando ser científicas?

R.- Sí, yo creo que las chicas y los chicos, de igual manea deberían orientarse hacia la ciencia, independientemente de su género. Yo creo que este es un problema mundial y las chicas no sienten que vayan a tener éxito en carreras de este tipo, pero esto no es cierto. Sin embargo, sí que es un problema difícil de atajar, porque las niñas están condicionadas desde que son pequeñas y piensan que no se pueden dedicar a la ciencia, a la ingeniería. Consideran que eso es algo para chicos y lo tienen muy asimilado desde que son pequeñas. Durante años se les dice que eso no es para ellas o que es algo de chicos, pero eso no es verdad. Creo que la base reside en la educación, es la solución a este problema.

Otro fenómeno que influye es que las chicas tienen un abanico de intereses mayor al de los chicos y no sólo se decantan por asignaturas o carreras técnicas o científicas, sino que también les interesan otros asuntos, como pueden ser los problemas sociales. Por lo tanto yo creo que las chicas están más condicionadas y que se les orienta de una manera más notable hacia algunas cosas, dese pequeñas.

Es algo que ya viene de los regalos de Navidad, por ejemplo, cuando a ellas no se les ofrecen las mismas cosas que a los chicos, sino que se les dan muñecas o cosas para cocinar y no tienen opción de obtener los mismos regalos que los chicos. Por lo tanto, yo creo que esto es fundamental, la educación que tienen las chicas y cómo les condiciona. Pero no creo que haya una razón real para esta diferencia. Las chicas y los chicos son iguales en cuanto a inteligencia, lo que sí es diferente es el enfoque que podrían darle a la ciencia y al mundo de la investigación. Y esto me lo dice mi experiencia como científica; considero que las chicas podrían obtener resultados tan buenos como los chicos.