Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar, recoger datos estadísticos y mostrarle publicidad relevante. Si continúa navegando, está aceptando su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en política de cookies.

Disfruta de la app de Onda Cero en tu móvil.

SEGÚN CONFIRMA EL GOBIERNO FRANCES

El contacto con los pilotos se perdió 20 minutos antes del accidente

La ministra francesa de Ecología, Ségolène Royal, ha informado a una emisora gala que los pilotos del avión de Germanwings siniestrado en los Alpes no respondieron a la llamada de los controladores cuando estos les preguntaron por la pérdida de altura.

Efe | Madrid | Actualizado el 18/07/2018 a las 12:05 horas

Un helicóptero despega de la localidad francesa de Seyne-les-Alpes

Un helicóptero despega de la localidad francesa de Seyne-les-Alpes / EFE

El contacto de los pilotos del avión de Germanwings que se estrelló ayer en los Alpes franceses con 150 personas a bordo se perdió a las 10:31 hora local (09:31 GMT), unos 20 minutos antes del choque, ha indicado la ministra francesa de Ecología, Ségolène Royal. 

La torre de control de la localidad francesa de Aix-en-Provence, en el sur del país, pudo hablar por última vez con la cabina a las 10:30 hora local (09:30 GMT), en un momento en que el avión se encontraba a 11.400 metros de altitud. 

Los controladores, tal y como ha afirmado Royal en la emisora 'RMC', indicaron a los pilotos que mantuvieran ese nivel de vuelo y que se pusieran en contacto con la torre posteriormente, y recibieron la confirmación desde la cabina. 

Un minuto después, no obstante, el avión comenzó a descender sin autorización, y los pilotos, según la ministra, no respondieron a la llamada de los controladores cuando estos les preguntaron por la pérdida de altura. 

A las 10:40 hora local (09:40 GMT), el avión, a 2.000 metros de altitud, desapareció de los radares, y nueve minutos después helicópteros del pelotón de alta montaña de la localidad de Jausiers, un caza Mirage 2000 y un avión de suministro despegaron en su busca para ver qué sucedía. 

El dispositivo desplegado, según su relato, encontró a las 11:10 (10:10 GMT) los restos del aparato, que se estrelló contra el macizo de los Trois Evêches, en el departamento francés de Alpes de Haute-Provence. El avión cubría la ruta entre Barcelona y Düsseldorf (Alemania), y la mayoría de sus pasajeros en ese vuelo de la filial de bajo coste de Lufthansa.