Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar, recoger datos estadísticos y mostrarle publicidad relevante. Si continúa navegando, está aceptando su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en política de cookies.

Disfruta de la app de Onda Cero en tu móvil.

consiguieron eludir el retén tras hablar con las autoridades

Una Caravana de 1.500 migrantes pasa el control policial en Guatemala tras diálogo

Una nueva caravana de unos 1.500 migrantes centroamericanos, en su mayoría hondureños, traspasó un control policial después de dialogar con las autoridades, al oriente de Guatemala.

EFE | Madrid | 23/10/2018

Caravana hondureña

Caravana hondureña / EFE

El puesto de control, instalado en el kilómetro 171 de la carretera hacia el departamento oriental de Chiquimula, estaba integrado por agentes de la Policía Nacional Civil, Ejército y personal de la Coordinadora Nacional para la Reducción de Desastres, con el fin de disuadir a los 1.500 caminantes -que calculó la magistratura de conciencia- para retornar a su país.

Pero los migrantes, que habían pasado la frontera de Agua Caliente, Honduras, consiguieron eludir el retén tras hablar con las autoridades, según indicó la titular de Comunicación Social de la Procuraduría de los Derechos Humanos de Guatemala, Lesvia Salguero.

Los representantes del ombudsman en el puesto de control certificaron que las autoridades respetaran los derechos humanos de los migrantes, aunque éstos "no han recibido asistencia humanitaria por parte del Gobierno", explicó la Procuraduría.

Los migrantes siguieron la marcha por la ruta con el fin de cruzar el territorio guatemalteco (unos 250 kilómetros a lo ancho) y llegar a la frontera con México, para continuar hacia su destino: Estados Unidos.

Al menos 7.000 personas forman parte de la caravana de migrantes centroamericanos que desde el pasado 13 de octubre avanza rumbo a Estados Unidos, según estimó este lunes Naciones Unidas.

Tras haber recorrido durante una semana Guatemala, el objetivo de la caravana es alcanzar la frontera de México con Estados Unidos, lo que supone un recorrido de 2.000 kilómetros hacia la zona noreste o de casi 4.000 kilómetros, si se opta por la ruta del noroeste que lleva a Tijuana.