Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar, recoger datos estadísticos y mostrarle publicidad relevante. Si continúa navegando, está aceptando su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en política de cookies.

Disfruta de la app de Onda Cero en tu móvil.

SUS PRIMERAS DECLARACIONES TRAS LA LIBERACIÓN

Los periodistas liberados en Siria aseguran que los secuestradores les trataron bien

El fotoperiodista leonés José Manuel López y sus compañeros de profesión, Antonio Pampliega y Ángel Sastre, liberados en Siria, han asegurado que el 90 por ciento del tiempo de cautiverio lo han pasado en habitáculos cerrados, y que los secuestradores les han tratado bien y de manera correcta.

EFE | Madrid | Actualizado el 17/07/2018 a las 14:06 horas

Los tres periodistas han señalado que desconocen la zona del país en la que han permanecido secuestrados durante casi diez meses.

Pampliega, López y Sastre han sido recibidos en la Base de Torrejón por sus familiares y por la vicepresidenta del Gobierno en funciones, Soraya Sáenz de Santamaría, quien ya ayer pudo hablar con ellos cuando se encontraban en territorio turco.

Poco después, acompañados de amigos y familiares los periodistas, que de momento han decidido no convocar una rueda de prensa para informar de su cautiverio, se han trasladado a una cafetería madrileña donde han dicho que han estado en al menos seis casas, aunque en ellas siempre permanecían encerrados en una habitación.

Han señalado que en la habitación que estaban cautivos hacían ejercicio, para no aburrirse, y sólo en contadas ocasiones paseaban por un patio.

Según ha explicado el leonés López, sólo durante los primeros tres meses de cautiverio permanecieron juntos los tres. Transcurrido ese período Pampliega fue separado de ellos y trasladado a otro lugar.

López y Sastre han permanecido todo el tiempo de cautiverio juntos y hasta ayer, que fueron liberados, no habían vuelto a saber nada de Pampliega.

Los tres periodistas, que han asegurado que se encontraban bien, han reconocido que se encontraban "desbordados" por la situación, por lo que preferían no convocar a los medios de comunicación para explicar su cautiverio.

Hasta que fueron liberados, la última vez que se supo de los periodistas fue en julio del año pasado cuando estaban en la ciudad de Alepo, que se encuentra bajo control del Frente Al Nusra, la filial siria de Al Qaeda.

Los tres periodistas trabajaban en la citada zona como 'freelance' y habían entrado pocos días antes a Siria desde Turquía.