Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar, recoger datos estadísticos y mostrarle publicidad relevante. Si continúa navegando, está aceptando su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en política de cookies.

Disfruta de la app de Onda Cero en tu móvil.

Desestiman las peticiones de reconsideración

Junts pel Sí sigue adelante con las "leyes de desconexión" y la oposición acudirá al TC

Junts pel Sí (JxSí) ha hecho valer este martes su mayoría absoluta en la Mesa del Parlament para desestimar las peticiones de reconsideración y ratificar la creación de las tres ponencias conjuntas de las "leyes de desconexión", lo que PSC, PP y C's ven como una "imposición" que llevarán al Constitucional.

EFE | Madrid | 08/03/2016

La presidenta del Parlament, Carme Forcadell (c) durante una reunión de mesa del Parlament

La presidenta del Parlament, Carme Forcadell (c) durante una reunión de mesa del Parlament / EFE

Sólo Junts pel Sí (JxSí) y la CUP -que no está en la Mesa- han apoyado la creación de las ponencias de las leyes de Hacienda, Seguridad Social y Transitoriedad Jurídica, criticadas por el resto de los grupos, incluido Sí Que Es Pot que, sin embargo, ha aclarado que no judicializará un "conflicto" que cree que es "político".

El vicepresidente primero del Parlament, el convergente Lluís Maria Corominas, ha explicado que la Mesa expondrá los argumentos por los que ratifica la creación de las ponencias y desestima las peticiones de reconsideración "en una resolución motivada", en la que considera que se cumplen los requisitos legales.

Así, ha alegado que se cumple con lo que establece el artículo 126 del reglamento, que es que la Junta de Portavoces esté a favor de la resolución, y que haya, como mínimo, dos grupos parlamentarios que pidan las ponencias conjuntas, Junts pel Sí y la CUP, que suman la mayoría absoluta de los diputados.

En este sentido, la consellera de Presidencia y portavoz del Govern, Neus Munté, ha indicado, tras la reunión del ejecutivo catalán, que estas ponencias "son totalmente adecuadas a la ley" y ha animado a todos los grupos a participar sin ideas "premeditadas".

Sin embargo, Ciudadanos ha avanzado que su partido presentará un recurso de amparo ante el TC, ya que "en democracia -ha sostenido- ningún político puede silenciar a otro por pensar diferente".

El mismo camino legal recorrerá el PSC, que considera que las ponencias "vulneran" sus derechos como diputados y son una "estrategia electoral" para "ocultar" el texto de las leyes tanto como sea posible para evitar una actuación del mismo TC.

El PP también prepara ya el recurso de amparo por lo que considera una "imposición" de las ponencias conjuntas para la leyes de "desconexión" del Estado.

En cambio, la CUP ha acusado a los tres grupos que se plantean recurrir al TC de querer "deslegitimar un debate que es legítimo" y ha pedido "empezar a hacer política y acabar con los debates reglamentistas", mientras que JxSí ha defendido que "son legítimas porque responden al mandato democrático obtenido en las elecciones del 27S".

En este contexto, el Parlament ha acogido hoy la primera sesión de trabajo de la Comisión de Estudio del Proceso Constituyente, que ya está bajo la atenta mirada del TC después de que admitiera a trámite el incidente de ejecución por desobediencia que presentó el Gobierno.

En la sesión se ha nombrado al diputado de JxSí, Lluís Llach, como nuevo presidente, en sustitución de la fallecida Muriel Casals, con el apoyo de su grupo, la CUP y Sí Que Es Pot, y la oposición de PPC, mientras que los diputados de C's y PSC se han ausentado.

En su estreno como presidente, Llach ha recordado que el reglamento fija para esta comisión el objetivo de elaborar un informe y unas conclusiones para elevar a la Mesa, y ha invitado a los grupos a presentar sus propuestas de trabajo en ámbitos como los modelos de constituciones, los procesos constituyentes recientes o los tipos de referéndum para validar el texto.

Antes del pleno monográfico de mañana sobre pobreza, el sindicato Manos Limpias ha interpuesto un recurso judicial para pedir que se anule otro pleno anterior, el de investidura de Carles Puigdemont el 10 de enero, al entender que se vulneraron los requisitos de convocatoria de la sesión.